"Aumentar las restricciones en las residencias, a pesar de los brotes, haría más daño que beneficio"
El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, en su visita a Salamanca

"Aumentar las restricciones en las residencias, a pesar de los brotes, haría más daño que beneficio"

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, recuerda la baja mortalidad, respecto a la primeras olas, de residentes en Castilla y León
|

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, en su visita, esta mañana a Salamanca, deja medianamente claro que, ante el descenso de la incidencia en Castilla y León, y, "a pesar del incremento de brotes, sobre todo en las residencias", la Junta ha tomado "todas las medidas de precaución, de control, de visitas, de rastreo, todas las medidas que están en nuestras manos".


Por ello, adelanta Igea, "no queremos, en la medida de lo posible, incrementar de manera generalizada las restricciones, y poner a nuestros ciudadanos en condiciones de aislamiento tan intensos como se vivieron en los primeros casos. Pensamos que tampoco es bueno y que, en este momento, no está justificado".


No obstante, apunta el vicepresidente de la Junta, "eso no quiere decir que no se estén tomando medidas. Hay que seguir los protocolos y hay que extremar las precauciones para evitar el aumento de brotes".


"Llevamos así un año y medio de pelea, en la que la gente ha aprendido bastante bien lo que hay que hacer. Es verdad que la gente a veces no sigue los protocolos, pero no sería bueno tampoco lanzar un mensaje de una urgente necesidad de restringir todas las visitas. Porque en este momento, la cifra de mortalidad no lo justifica y podríamos hacer más daño que beneficio. Hay que pensar en cómo viven estas personas y, cómo han vivido estos meses atrás", explica Igea.


Finalmente, respecto a las residencias, recordó que "ha sido muy duro, durísimo para nuestros mayores el primer año de pandemia. Hemos quitado un año de vida a las personas al final de sus días, y eso hay que tenerlo siempre presente".