Parquesol contará con bicicletas eléctricas públicas

Parquesol contará con bicicletas eléctricas públicas

|

Dentro de su política de movilidad, en el que el uso del transporte público y la bicicleta es una apuesta firme, el Ayuntamiento de Valladolid tiene en mente una nueva medida dirigida al mismo objetivo.


No será inmediata, ya que depende de la finalización de la concesión de las bicicletas públicas de la ciudad, pero sí tiene claro lo que quiere conseguir: potenciar aún más el uso de estos vehículos en Valladolid. Para ello, desde el Consistorio se comprarán bicicletas eléctricas que permitan el acceso a barrios de la ciudad dónde, por su orografía, es más complicado acceder con las bicis clásicas.


En ese sentido el concejal de Movilidad, Luis Vélez, indicó que “la actual concesión de bicicletas públicas acaba entre finales de 2022 y principios de 2023 y estamos trabajando en el nuevo modelo”. Un modelo que será de gestión directa por parte del Ayuntamiento, a través de Auvasa, “al margen que algún servicio pueda contratarse con empresas”.


bicicletas aparcamiento hospital




Vélez reconoció que “el actual servicio no es el que demandan los ciudadanos, las necesidades han evolucionado mucho durante estos años y tener una concesión durante diez años, que no ha permitido modificar el contrato o ampliarlo, no cubre las expectativas de los vallisoletanos”.


Por eso, desde su Área, se quiere un formato totalmente distinto, similar al de otras ciudades de España que ya se han visitado para contemplar en primera persona su funcionamiento. Y que en Valladolid “estará en marcha en 2023”.


Un año para el que el Ayuntamiento trabaja con el objetivo de tener una flota de bicicletas públicas mucho más amplia y en la que entrarían las eléctricas. “Valladolid es una ciudad mayoritariamente plana en cuanto a su orografía y por tanto no es necesario un servicio cien por cien de bicis eléctricas”.


Pero sí entienden que hay ciertas zonas dónde es necesario. “Especialmente para el barrio de Parquesol, que tiene muchos desniveles, sí creemos que es importante contar con bicicletas eléctricas”. Por eso se va a crear un sistema mixto en el que aún no hay definido el número de unidades de cada tipo de transporte. “Ahora estamos centrado sen el modelo, pero es verdad que los ejemplos que estamos viendo en otros municipios nos sirve para aprender de los éxitos y los fracasos para implementar en Valladolid lo que funciona en otros lugares”.


Gestión desde Auvasa


Lo que está decidido en que sea Auvasa la que controle el sistema, así como será quien se encargue de la gestión de los aparcamientos públicos. Una serie de responsabilidades importantes pero que la convertirán en la encargada exclusiva de gestionar la movilidad en Valladolid.


“Cuando modificamos los estatutos de Auvasa y su objeto social, ya dijimos que la pretensión era que su ámbito abarcara más de lo que es el transporte público, centrándonos en los aparcamientos y las bicicletas pública que son dos pilares fundamentales”, aclaró Vélez.


Porque se tiene claro que los aparcamientos pueden generar beneficios que se puedan reinvertir en mejoras del servicio y las bicicletas, aunque no aporten dinero, “da un beneficio social que demandan los ciudadanos”. Por eso, no hay ninguna duda que será una gestión pública.


Los carriles bici cada vez más demandados


Por último, el edil valoró la apuesta firma que se ha hecho por el uso de la bici en la ciudad con la creación de numerosos carriles para este vehículo y que, de momento, “está funcionando bastante bien y notamos que hay un incremento importante de su uso en los desplazamientos diarios y que la creación de los nuevos carriles, así como las mejoras de algunos que ya existían, como el de la Avenida de Zamora, tiene mucha aceptación”.


Valladolid carril bici parquesol presupuestos participativos (2)



De hecho, una de las principales demandas que hay en los presupuestos participativos es la creación de más tramos de este tipo “por lo que entendemos que cada vez son más los ciudadanos que apuestan por este tipo de transporte”.


La idea es conseguir que, a imagen de muchas ciudades de Europa, Valladolid tenga cada vez más bicis por sus calles como medio de transporte para lo que se trabaja la concienciación de los más jóvenes. “La Policía Municipal, en ese sentido, hace mucho trabajo a través de la figura del agente tutor o con el parque infantil de conducción en el barrio de la Rondilla, así como varios programas en los institutos”.


Aún queda mucho camino por recorrer en ese sentido, pero de lo que no hay ninguna duda en el Ayuntamiento es que “los chavales son actores principales para tener futuros usuarios de movilidad activa en la ciudad”.