Valladolid vestirá más verde con una barrera acústica vegetal en el Paseo del Hospital Militar

Valladolid vestirá más verde con una barrera acústica vegetal en el Paseo del Hospital Militar

El Ayuntamiento aprueba también el presupuesto de un corredor desde el estadio José Zorrilla hasta los Santos-Pilarica
|

La puesta en marcha de soluciones urbanas basadas en la naturaleza del proyecto europeo URBAN GreenUP amplía su campo de acción con nuevas obras en la ciudad que refuerzan el plan de renaturalización, y que serán una realidad los próximos meses.


“Con estas actuaciones Valladolid se consolida como una ciudad innovadora y comprometida en la lucha contra el cambio climático a través de actuaciones medioambientales que están en la vanguardia en Europa y que nos convierten en una referencia”, según explicó la concejala de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, Charo Chávez. 


Los proyectos de infraestructura verde -"Barreras acústicas vegetales" y el Corredor- se promueven por la Concejalía a través de la Agencia de Innovación del Ayuntamiento de Valladolid.


Los contratos adjudicados, por un valor que supera los 607.000 euros para sendos proyectos, suponen una rebaja sustancial sobre el presupuesto inicialmente previsto en la licitación, que alcanzaba los 750.000 euros. Es decir, un ahorro conjunto para las arcas municipales de 143.000 euros.


Barreras acústicas vegetales


Las barreras acústicas verdes se instalarán en el Paseo del Hospital Militar, en la mediana central situada entre el Paseo Zorrilla y el cruce con el Paseo Arco de Ladrillo. La barrera acústica paliará el ruido que se percibe desde las viviendas situadas a la izquierda del antiguo hospital. Cubrirá 80 metros de la mediana y tendrá una altura de tres metros en un entramado de paneles acústicos recubiertos con madera y jardines verticales.


Barreras ProyPlanos SGR (1)



La composición específica de este tipo de estructuras favorece la reflexión y absorción del sonido. Además, el sustrato del jardín vertical contribuirá también a la absorción de ruido, y, por otro lado, el aumento de la vegetación proporcionará los beneficios asociados a las zonas verdes, como la reducción de la contaminación y la mejora del bienestar ciudadano.


En la instalación se respetarán todos los árboles posibles que están actualmente plantados en la mediana, y se reubicarán aquellos que sean incompatibles con la barrera verde acústica.


El Corredor verde de URBAN GreenUP


El corredor parte del estadio de fútbol José  Zorrilla y contará con varios tramos nuevos de carril bici que, unidos a los ya existentes, ampliarán el circuito "verde" de tal modo que se potenciará el uso de medios de transporte limpios como la bicicleta. En las intersecciones del carril bici con zonas de paso se han diseñado siete puntos de cruce que facilitarán la convivencia entre ciclistas y peatones y, además, favorecerán la permeabilidad del agua de lluvia al subsuelo.


Por otra parte, dispondrá de tres nuevas áreas de descanso para el esparcimiento de los usuarios. Pérgolas cubiertas con parras, más arbolado, bancos, un hotel de insectos, un aparca bicis y una fuente de agua potable completarán estos espacios naturales.


Esquema de ruido ProyBarreras SGR



Dentro del corredor verde se van a instalar también dos tipos diferentes de módulos vegetales para especies polinizadoras, como abejas o mariposas, de importancia vital para regenerar el hábitat urbano, y con bebederos para aves e insectos.


Más de 20 espacios, de 6 a 10 metros cuadrados, con aromáticas y jara, reverdecerán el entorno y, a la polinización también contribuirán innovadoras macetas de gran tamaño y totalmente móviles en distintos puntos del corredor a su paso por el centro de la ciudad.


Esta arteria sostenible finaliza en el barrio de Santos-Pilarica, a la entrada del río Esgueva en la ciudad, con un sumidero de carbono, un nuevo bosque urbano en el que se plantarán 2.000 nuevos árboles; albergará distintas especies vegetales adaptadas a la ribera y también otras especies regionales, como olmos y fresnos, o frutales como el almendro o majuelo. Una senda didáctica permitirá realizar actividades de educación ambiental y sensibilizar a la población de la importancia de la vegetación para la lucha contra el cambio climático.


De hecho, las intervenciones enriquecerán la biodiversidad urbana y favorecerán el transporte sostenible y las actividades deportivas para el ocio saludable de los ciudadanos.


Financiación europea


La financiación europea de ambos proyectos supera el 85% y procede del programa Horizonte 2020 del que forma parte URBAN GreenUP "New strategy for re-naturing cities through Nature-Based Solutions". La Fundación CARTIF coordina el consorcio, del que el Ayuntamiento de Valladolid es socio beneficiario.