Un sonido único que busca brillar con plenitud
El órgano que será restaurado en la Iglesia de San Pedro Apóstol de Zaratán

Un sonido único que busca brillar con plenitud

La localidad vallisoletana de Zaratán cuenta con uno de los 77 órganos barrocos de los que presume la provincia. Ahora buscan restaurarlo para que los jóvenes del municipio puedan volver a tocar y disfrutar de un instrumento único
|

“El empeño de la Asociación Isabel de Mendoza, de la parroquia y de todas las instituciones que tienen interés por la conservación y difusión del patrimonio musical organístico pasa por restaurar y disfrutar de una pieza que es única”, cuenta, en declaraciones a El Español Noticias de Castilla y León, Guillermo Camino, párroco de la Iglesia de San Pedro Apóstol de Zaratán.


El templo de esta localidad pucelana, muy cercana a la capital, alberga en su interior un órgano barroco que será restaurado en los próximos meses. De momento está en fase de concienciación y divulgación de la importancia del instrumento a la espera de recibir los distintos proyectos para su intervención en el mes de septiembre .


Una joya dentro de otra joya


Zaratán cuenta con uno de los 77 órganos barrocos de los que presume la provincia de Valladolid aunque cuando hablamos de este término nos referimos a la técnica del instrumento, no tanto a su construcción en los siglos XVII y primera mitad del XVIII”, asegura el alcalde del municipio vallisoletano, Roberto Migallón.


A falta de contrastar con los libros de fábrica de la parroquia y los de Bercero, se conoce que fue adquirido por la parroquia aunque se desconoce la fecha y los cambios que se pudieron producir  al instalarlo en el lado de la epístola del coro de Zaratán, bajo el arco formero.


Lo que sí que se conoce es que el instrumento se ubica en la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol que es, como nos cuenta el primer edil con orgullo, uno de los “tesoros más preciados del municipio” y que cuenta con obras hispano-filipinas, donaciones de los agustinos misioneros hijos del pueblo y un variado repertorio de ornamentos hispanos del siglo XVII y XVIII.


“La pinacoteca incluye un Llanto sobre el Cristo Muerto del XVI, una réplica del taller de Mateo Cerezo y una colección de óleos sobre cobre del XVII de procedencia italiana. Los retablos laterales son del siglo XVIII y albergan imágenes de diversas advocaciones y un singular Juicio final ya que la Fiesta de los Difuntos es fiesta local.  A lo largo de estos años se han restaurado  algunas imágenes y se ha recuperado la Inmaculada del XIX que estaba en el mercado del arte. Por todo ello la iglesia forma parte del programa de templos disponibles para la visita cultural en verano”, añade Migallón hablando de la iglesia que cuenta en su interior con un tesoro que tiene forma de órgano.


Historia sin datación y 45 teclas en marfil y ébano


Se trata de un órgano de tipo realejo, de 45 teclas en marfil y ébano que consta de 14 medio registros y que conserva la batalla original aunque “no funciona actualmente”, nos cuenta el párroco de la Iglesia de San Pedro Apóstol de Zaratán, Guillermo Camino.


Un instrumento que cuenta en las tapas del arca de vientos con dos inscripciones que mencionan, por un lado, la restauración llevada a cabo en el año 1884 por Mateo Díaz y otra menos explícita que menciona la intervención de Cernuda y Álvarez en el año 1869.


“Desconocemos la autoría y la época. La fecha de la inscripción en la cornucopia del ático puede referirse a la reforma para la acomodación al marco que dice que se ubica en Zaratán y no a su datación”, nos confiesa el párroco.


Con el objetivo de que el instrumento vuelva a sonar y a usarse se producirá la restauración para poner a disposición de chicos y chicas jóvenes de Zaratán esta joya, que pasa por ser un “elemento definitorio de la cultura musical del municipio”, asegura Camino.


Restauración


El órgano se benefició de las ayudas que la Diputación entregó en los años 80 y 90 para una restauración previa. Fermín Trueba y Jesús Ángel de la Lama consiguieron hacer una limpieza y puesta a punto en 1985-86 en una “intervención básica ajustada a la ayuda y a su generosidad”, señala el párroco.


“El órgano no se ha deteriorado. Está en funcionamiento básico. Estamos a la espera de su valoración y del proyecto de restauración. Se ofrecerá a tres talleres cercanos para que presenten el proyecto y se pueda valorar su ejecución”, añade el guardián de la bella iglesia de Zaratán.


El proyecto de restauración continúa aún por su primera fase, la de concienciación y divulgación de la importancia de esta acción y en septiembre se recibirán esos proyectos de entrar en la financiación.


De momento no sabemos el coste total de la actuación. Si la mecánica está bien y se trata de sustituir algunos tubos y accionar la batalla es posible que sea un presupuesto asumible con algunas ayudas institucionales”, finaliza el párroco.


Todo para volver a escuchar un sonido único que busca brillar con plenitud en Zaratán.