El Centro de Protección Animal de la capital salmantina albergará en su primera fase a 30 perros abandonados
Susana Martín-ICAL / Varios perros en una zona de esparcimiento en un parque de Salamanca

El Centro de Protección Animal de la capital salmantina albergará en su primera fase a 30 perros abandonados

El Ayuntamiento ya ha adjudicado las obras y la nueva instalación, que también acogerá a gatos, contará con una zona de hospitalización
|

El futuro Centro de Protección Animal que edificará el Ayuntamiento en la finca de La Salud, justo detrás de donde estaba el antiguo Mercasalamanca, arrancará en su primera fase como un centro canino con capacidad para 30 perros, aunque la idea es ir ampliándolo en el futuro con nuevos espacios para acoger a más perros, así como a gatos. 


El proyecto del nuevo centro parte de la ley 5/1997 de Protección de animales de compañía de Castilla y León y de la  ordenanza municipal de animales de compañía, que establecen que es competencia de los ayuntamientos la recogida de animales abandonados. A tal fin dispondrán de personal adiestrado y de instalaciones adecuadas. Dado que el Ayuntamiento de Salamanca no dispone en la actualidad de estas dependencias, realizándose el servicio a través de contratos de servicios en dependencias ajenas. el Consistorio decidió mover ficha y construir un centro de protección animal, proyecto que fue presentado en noviembre de 2019 por la primera teniente de alcalde y directora de la Oficina de Bienestar Animal, Ana Suárez.


Dadas las características de este tipo de instalación, se ha elegido una ubicación alejada de núcleos de población que eviten molestias a la ciudadanía. La parcela elegida está situada en la Crta. DSA-504 , dirección Florida de Liébana, y tiene una superficie de 256.501 metros cuadrados, denominada como FInca de La Salud según se describe el proyecto. La finca es propiedad del Ayuntamiento de Salamanca y limita al suroeste con el Polígono Agroalimentario de Mercasalamanca, al sureste con el Centro de Transportes de Salamanca y al norte con tierras de labor. Dicha parcela está clasificada por el Plan General de Ordenación Urbana Vigente (Revisión adaptación 2004) como suelo rustico de entorno urbano. 


El espacio destinado al centro de protección animal ocupará una superficie de 3.000 metros cuadrados dentro de la Finca de la Salud y se ubicará en la cota superior de la finca a una distancia de 200 metros de la entrada desde la carretera DSA-504. Su ubicación se ha elegido de manera estratégica al abrigo de la montaña existente de manera que permita reducir las inclemencias térmicas por causa del viento y asimismo supondrá una barrera acústica.


Bebederos automáticos


Cada estancia del futuro centro contará con un bebedero automático y una tolda dispensadora de pienso. Llama especialmente la atención la zona de hospitalación, con capacidad para seis perros, que estará separada de la residencia canina. Se pretende con esta zona de hospitalización garantizar posibles cuarentenas y la recuperación de aquellos animales que padezcan problemas de salud. También se contempla ubicar un lavadero y parques de esparcimiento para que se distraigan y relajen los animales. Se calcula que las obras, que ya han sido adjudicadas a una conocida constructora salmantina, se prolonguen a lo largo de cuatro meses, por lo que a finales de año podría estar operativo, si no hay retrasos, el Centro de Protección Animal.


De todos modos, ahora el mismo el proyecto se encuentra en su primera fase. De hecho, en la presentación del mismo en noviembre de 2019 la concejala Ana Suárez avanzó que su pretensión era que el nuevo centro contara con una mayor capacidad alojativa, concretamente para 80 perros y 40 gatos. Evidentemente, si esta idea se materializa, el presupuesto crecerá. Para esta primera fase la inversión asciende a unos 217.000 euros.