El alcalde de Ponferrada comprende la difícil situación de los trabajadores de LM pero pide el cese de cualquier acción violenta
Disturbios durante la noche en Ponferrada./ D. Sánchez ICAL

El alcalde de Ponferrada comprende la difícil situación de los trabajadores de LM pero pide el cese de cualquier acción violenta

El primer edil, Samuel Folgueral, explica que la situación es grave y se ha ido de las manos de todos los agentes implicados en el problema
|

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, muestra su enorme preocupación ante los disturbios de orden publico producidos la pasada madrugada en el marco del conflicto laboral de la empresa eólica LM y que obligaron a intervenir a las fuerzas del orden.


El alcalde comprende la difícil situación que están sufriendo los trabajadores y apoya sus pretensiones laborales ante el nulo avance de las mesas de negociación.


Sin embargo, los actos violentos contra los bienes públicos y privados no tiene ningún tipo de justificación y a la larga solo pueden ir en contra de los propios intereses de los trabajadores.


La situación es grave y se ha ido de las manos de todos los agentes implicados en el problema. El  riesgo de deslocalización de la empresa planea sobre todos: sobre los trabajadores, sobre sus familias y sobre todo el Bierzo, que ha sido ya muy castigado por anteriores crisis y conflictos. Pero los actos violentos no deben tener cabida a la hora de buscar una solución y la historia vivida en nuestra propia comarca nos enseña que la violencia no solo no ha arreglado nunca los problemas, sino que con frecuencia solo ha servido para agravarlos e ir contra los propios derechos de los trabajadores y sus familias.


Desde la empresa LM se ha transmitido a este Ayuntamiento la voluntad de seguir ligada al Bierzo con vocación de permanencia. Confiamos en que dicha voluntad se mantenga firme y que el compromiso de LM con Ponferrada y con el Bierzo se mantenga y refuerce en el futuro.


El Ayuntamiento de Ponferrada hace un llamamiento a la tranquilidad y pide a todas las administraciones, pero sobre todo a la empresa LM, que retomen el diálogo con la parte social, porque jamás se debe renunciar al intento de una solución negociada que ponga fin al conflicto.


Como alcalde de Ponferrada pido que se abandonen las posturas violentas, porque no conducen más que callejones sin salida que alejan la resolución y enquistan el problema.