Pablo Fernández exige a la Junta mediación "presencial" en las negociaciones para salvaguardar 393 empleos de LM en Ponferrada
Peio Garcia ICAL / Pablo Fernández

Pablo Fernández exige a la Junta mediación "presencial" en las negociaciones para salvaguardar 393 empleos de LM en Ponferrada

El coordinador general de Podemos en Castilla y León afirma que Alfonso Fernández Mañueco debe sentarse a la mesa
|

El coordinador general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, exigió hoy a la Junta la mediación "presencial" en las negociaciones para salvaguardar 393 empleos de LM en Ponferrada. Una implicación del Ejecutivo autonómico que, según Fernández, debe realizarse de inmediato ya que “el tiempo se agota y no se puede esperar más”. 


Fernández señaló, a través de un comunicado, que la Junta de Castilla y León debe “involucrarse” y “poner todo de su parte” para salvaguardar los puestos de trabajo. Del mismo modo, exigió a la Junta que mantenga reuniones presenciales con la empresa, lo que a su juicio es “algo que hasta ahora no ha hecho y es una petición expresa del Comité de Empresa que ha desatendido”. 


El líder de la formación morada señaló al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para que sea quien esté presente en las negociaciones que se realicen con la empresa y que sea la Junta la que asuma el pago de los ERTE a los trabajadores para mantener todos los puestos. 


La formación morada considera que la actitud de la Junta denota “una dejación de funciones y una falta de interés lamentable” y que la pérdida de 393 puestos de trabajo en El Bierzo supone una “tragedia enorme para la Comarca”, apuntó Fernández. 


Para finalizar, el coordinador autonómico de Podemos aseguró que “es vergonzoso y lamentable el desinterés que está mostrando la Junta ante la posible destrucción de 393 puestos de trabajo. Es inadmisible que un Gobierno autonómico abandone a una comarca entera a su suerte y que no se esté implicando en dar solución a este gravísimo problema como debiera”. 


A juicio de Fernández, “si la empresa estuviera en otro lugar que no fuera la provincia de León y la comarca del Bierzo seguramente la implicación de la Junta sería otra y esto pone de manifiesto una vez más el desdén y el desprecio hacia la provincia leonesa”, sentenció.