Poesía y prosa rebelde contra la despoblación en Tierra de Campos

Poesía y prosa rebelde contra la despoblación en Tierra de Campos

La obra 'Raigambre' del vallisoletano Rubén Ruiz Fernández nace para recaudar fondos con el firme objetivo de rehabilitar el patrimonio del palacio de Grajal de Campos
|

Los suyos son versos contra la despoblación. Letras que hablan de historia y justicia. Palabras que transmiten denuncia social. Poseía rebelde. Versos contra la desigualdad. Letras como ejemplo de la resistencia ante una creciente España vaciada. 


El título da una pista de lo que el lector encontrará entre sus páginas y ya indica la fuerza de su contenido. 'Raigambre', palabra definida por la RAE como el conjunto de antecedentes, intereses o hábitos que ligan a una persona a un lugar determinado, ha nacido como fruto de la convicción personal de que las cosas pueden ir a mejor para todos si parten de un proyecto individual de ilusión. Este libro ligado a las tierras castellanas, nos invita a perdernos entre sus 64 páginas por las historias en la época de Villalar, a indagar en la extensa zona de Tierra de Campos y a adentrarnos en la vida de los lugareños de los Montes Torozos. 


El autor de esta obra, el vecino de Traspinedo, Rubén Ruiz Fernández, eligió la pequeña localidad leonesa de Grajal de Campos por la unión personal que ha tenido durante décadas con aquellas tierras. "Es una zona bella, pero muy deprimida y muy despoblada, además está situada a cuatro kilómetros de Villacreces que pertenece a la provincia de Valladolid y que fue precisamente el primer pueblo despoblado del siglo XX en Tierra de Campos", explica el poeta. 


Esa lucha contra la despoblación, contra la desigualdad social y la pasión por la escritura han llevado a Rubén a dedicar varios meses a crear y recopilar sus poesías en un conjunto literario que muestra la realidad trágica de muchos pueblos.

 

Fondos para rehabilitar el Palacio del Grajal


Por inquietud personal, Rubén ha decidido apostar por el pueblo de Grajal de Campos para dejar grabada su particular huella de solidaridad apoyando con los fondos recaudados con la venta de su libro la rehabilitación del jardín de los olivos, situado en el palacio renacentista de los Condes del Grajal; una llamativa construcción del siglo XVI que pasó a ser propiedad del pueblo en 1998 por el simbólico precio de seis pesetas. 


Trabaja a diario en el mantenimiento de la línea ferroviaria Valladolid-Madrid y cuando tiene tiempo libre, cambia las herramientas por el boli y el fosforito uniforme de trabajo por la creación de su literatura más personal. "Son muchas las personas que me han animado a publicar estos escritos y las mayores reticencias de hacerlo se debían a que no quería quedarme en bonitas palabras de denuncia o en un recuerdo nostálgico de aquellos ejemplos de rebeldía que en estas tierras levantaron esperanza de libertad, quería dar un paso más y desde el ejemplo, intentar dotar de una herramienta que sirviera al beneficio del común", añade el incansable activista social.  


Conjunto histru00f3rico Grajal



Alentado por los suyos, a Rubén se le ocurrió ayudar con lo que mejor sabe hacer: escribir y divulgar. Y así, tras mucho esfuerzo y dedicación, llegó a la idea de contribuir a la iniciativa de micromecenazgo con la que contaba el pueblo de poco más de 200 vecinos y en el que han participado ya más de ochenta personas para rehabilitar varias estancias de este palacio que pertenece a su pueblo. 


El proyecto consta de dos fases, la primera de 10.640 euros y la segunda de 21.540 euros, actualmente. "Ya hay recaudados 4.000 euros y en breve haré la primera aportación de 1500 euros", afirma Ruiz, aunque no piensa parar ahí, porque esperar llegar a la la cifra de 4.000 euros, ya que tiene previsto vender más de 400 ejemplares cuyos beneficios van a ir de forma íntegra al corazón de este proyecto. 


Jardín de los olivos 


El objetivo final es poder recuperar este espacio plantando de nuevo olivos, tal y como estaba en el pasado y poder crear además una nueva zona para poder dotar al palacio de un espacio verde de calidad y para uso y disfrute de vecinos y visitantes que quieran disfrutar del inmenso patrimonio que desprende esta villa leonesa de apenas 200 habitantes, que cuenta entre sus joyas arquitectónicas con su emblemático castillo, una construcción militar del siglo XVI (asentada sobre los restos de una fortaleza anterior del siglo X) considerada como el primer castillo artillero en España.


"Llevaba mucho tiempo dándole vueltas a la idea de ayudar, porque desde que el Palacio pertenece al pueblo se han venido realizando en él con mucho esfuerzo, mejoras para poner en valor esta auténtica joya renacentista con la recuperación del tejado, trabajos en los frescos, las escaleras y los arcos y se ha abierto además un albergue de peregrinos, dado que forma parte del camino a Santiago desde Madrid, así como un museo del ayer", explica Ruiz.


Palacio de los condes Grajal



En sus letras y versos en forma de poseía y prosa rebelde este vecino de Traspinedo muestra la realidad trágica que viven muchos pueblos de España, "numerosas comarcas que languidecen sin que las instituciones activen las políticas de desarrollo necesarias para dar un vuelco a una situación ya no alarmante, sino de supervivencia".


Por eso, Rubén, con su mejor arma, su prosa insumisa, quiere mostrar al resto de la sociedad una lección fundamental en cada uno de sus versos, la de la unión y la raigambre que nos mantiene conectados a cada uno de nosotros a algún lugar.