El verano recupera las contrataciones de camareros pero otro sector sostiene el empleo en Castilla y León

El verano recupera las contrataciones de camareros pero otro sector sostiene el empleo en Castilla y León

|

La llegada del verano, unido al levantamiento de muchas de las restricciones en el sector de la hostelería con el descenso de la incidencia del COVID durante el segundo trimestre del año en Castilla y León, impulsó de nuevo la contratación de camareros. Hasta el punto de que los camareros son la segunda profesión más demandada en la Comunidad, con 22.912 y suponen el 14 por ciento de las contrataciones realizadas por los empresarios entre los meses de abril y junio. Pese a ello, la industria continúa sosteniendo el empleo de Castilla y León, ya que la contratación de peones de la industria manufacturera acapara casi uno de cada cuatro nuevos contratos, con 35.976.


La cercanía del verano, unido a la decisión de la Junta de reabrir desde el 8 de marzo el interior de la hostelería de la Comunidad tras casi dos meses cerrado y el fin del estado de alarma el 9 de mayo que supuso la supresión del toque de queda a las 20:00 horas y el cierre perimetral de Castilla y León, significó que las contrataciones en el sector de servicios se dispararan en el segundo trimestre del año. 


No en vano, el análisis de las ocupaciones más contratadas de la Consejería de Empleo e Industria recogido por la Agencia Ical concluye que las cerca de 23.000 contrataciones contrastan con las 5.938 registradas entre enero y marzo. Es decir, pasó de estar en el cuarto puesto, con solo el 4,8 por ciento del total de las contrataciones, al segundo lugar, con el 14 por ciento.


Eso sí, los últimos meses han estado marcados por los vaivenes en la hostelería ya que la Junta decidió mantener el cierre de los bares y restaurantes en los municipios con una incidencia acumulada a 14 días igual o superior a los 150 casos por cada 100.000 habitantes. 


La pandemia del COVID ha marcado, de forma especial, a la hostelería. De ahí que a la hora de comparar el segundo trimestre de 2020 y 2021, el resultado es abismal. Los casi 23.000 empleos formalizados de camareros este año contrastan con las 4.172 del ejercicio pasado. Pese a la mejora del sector en los últimos meses, aún se está lejos de las cifras de un año normal, sin coronavirus, como fue el segundo trimestre de 2019, cuando se contabilizaron 48.877. Es decir, más del doble. 


Lo mismo ocurrió con los cocineros y los ayudantes de cocina, que este año ocuparon el puesto 16, y 23, respectivamente, con 2.488 y 1.952 contratos, frente a las cifras de 2019, cuando se situaron en los lugares ocho y seis del listado, con 4.539 y 6.796, respectivamente. 


Otra muestra de las dificultades por la que ha atravesado el sector ha sido que las contrataciones de personal de limpieza de oficinas y hoteles estuvieron en el tercer puesto en los segundos trimestres de 2020 (5.057) y 2019 (14.318) mientras que en este año bajó al décimo segundo lugar, con solo 2.596.


El peso industrial en la Comunidad queda patente una vez más ya que, pese a la crisis sanitaria, sostiene la creación de empleo. La recuperación del sector los últimos meses queda demostrado en que los contratos de los peones manufactureros de este año son prácticamente igual que los registrados en 2019, sin pandemia, cuando hubo 36.687. Además, es un 40 por ciento más que el ejercicio pasado.


Diferencias territoriales


Los peones de la industria fueron los más contratados entre abril y junio en todas las provincias de la Comunidad, salvo en León y Salamanca donde los camareros encabezaron el ránking. No en vano, son provincias con más peso de la hostelería por el turismo. Mientras que Burgos, Valladolid y Palencia, las más industrializadas, concentraron seis de cada diez contratos de estos trabajadores.


A continuación de las profesiones más demandadas durante el segundo trimestre de 2021 como los peones manufactureros y los camareros, según los datos consultado por Ical, aparecen los peones agrícolas (10.076, lo que supuso el 6,1%); los camioneros (9.023 y 5,5%); los peones del transporte de mercancías (6.564 y el 4%); los albañiles (3.556 y el 2,1%) y los dependientes en tiendas y almacenes (3.268 y el 2%). Por lo tanto, son datos que demuestran la recuperación paulatino de otros sectores claves para la economía regional como la agricultura, la construcción y el comercio.