Detienen en Burgos al responsable de un circo por un delito contra los derechos de sus trabajadores

Detienen en Burgos al responsable de un circo por un delito contra los derechos de sus trabajadores

|

Efectivos de la Policía Nacional detuvieron en Burgos al responsable de un circo como presunto autor de un delito contra los derechos de los trabajadores y de la ciudadanía extranjera, tras hallar irregularidades en relación a la situación laboral de sus empleados. 25 personas carecían de contrato de trabajo, o contratos temporales con jornadas que no respondían a la realidad laboral, y varios de ellos eran inmigrantes en situación irregular en el país.


Según informaron fuentes policiales, los hechos se remontan al pasado mes de julio, cuando agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras junto con funcionariado de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social llevaron a cabo una visita de inspección a las instalaciones de un circo que había llegado a la ciudad en junio y se había colocado en las inmediaciones de un centro comercial de la capital burgalesa.


En el lugar, los intervinientes hallaron irregularidades en relación con la situación de los trabajadores, por lo que iniciaron una investigación de la que se pudo desprender que el circo contaba con 25 personas empleadas que, prácticamente en su totalidad, carecían de contrato de trabajo o, en otros casos, con contratos temporales con jornadas muy reducidas que no respondían a la realidad laboral.


Varios de ellos, extranjeros, se encontraban en situación irregular en el país, careciendo de autorización para residir y trabajar en España. Esta situación de vulnerabilidad habría sido aprovechada por el responsable de la empresa que junto a sus socios ofrecían un contrato de trabajo que nunca se llegaba a formalizar.


Mientras tanto estos trabajadores que estaban en situación de necesidad y sin recursos económicos llevaban a cabo, durante meses y a lo largo de todas las localidades por la que se desplazaba el espectáculo, jornadas diarias de trabajo sin horario y nunca inferiores a 12 horas y sin descanso semanal alguno. En alguno de los casos la única contraprestación que recibían era la manutención y el alojamiento y, en otros, con suerte, un pago irregular de entre 50 y 150 euros semanales en función de cómo consideraban los responsables del circo que había ido la taquilla.


Una vez concluida la investigación y confirmada la responsabilidad del empleador, de 51 años, en relación con los trabajadores a los que no tenía reconocido ningún derecho, los agentes procedieron a su detención, por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y otro contra los derechos de la ciudadanía extranjera. Tras la inspección los gerentes del circo intentaron regularizar la situación laboral de varios de ellos, lo que no impedirá el desarrollo de los correspondientes expedientes de la inspección laboral ni de las actuaciones que considere oportunas el Juzgado de Instrucción correspondiente.