Castilla y León lamenta en julio dos fallecidos por ahogamiento en espacios acuáticos

Castilla y León lamenta en julio dos fallecidos por ahogamiento en espacios acuáticos

|

Casi la mitad de las 49 muertes por ahogamiento no intencional que han tenido lugar a lo largo del mes de julio se han dado en Cataluña, con diez casos, Andalucía, con siete, e Islas Baleares, con seis, según el Informe Nacional de Ahogamientos (INA) de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, por lo que se cierran los siete primeros meses de 2021 con la menor cifra de fallecimientos por esta causa (149) desde 2015.


En julio también ha habido óbitos por ahogamiento en Comunitat Valenciana, Comunidad de Madrid y Región de Murcia, en que se dieron tres casos en cada una de ellas; Canarias y Extremadura, con dos en cada territorio; País Vasco, Galicia y Castilla y León, con dos en cada comunidad; y Castilla-La Mancha y La Rioja, con uno en cada región. En cambio, no se han registrado fallecimientos durante julio en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla y Asturias, Aragón, Cantabria y Navarra.


Las 140 personas fallecidas en los espacios acuáticos españoles entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2021 suponen el dato más bajo en los últimos siete años, por delante de los dos registros inferiores anteriores, el de 2018, en que se dieron 186 casos mortales, y en el 2020, con 191.


24 AHOGADOS EN 2021 EN LA COMUNITAT
En el cómputo de lo que va de año, Andalucía es el territorio que más muertes acumula, con 27, seguida de la Comunitat Valenciana y Cataluña, con 24 en cada caso, Canarias (14), Islas Baleares (10), Galicia (9), Extremadura (7), Comunidad de Madrid y Castilla y León (5, en cada comunidad), Región de Murcia (4), Aragón, Castilla-La Mancha y País Vasco (3, en cada caso) y uno en La Rioja y Melilla.


El perfil de la persona ahogada en España en lo que va de año es la de un hombre (80 por ciento), de entre 18 y 25 años (14,3 por ciento) o mayor de 65 (40,8 por ciento), de nacionalidad española (39 por ciento), que pierde la vida en una playa o en cualquier caso en un espacio sin vigilancia (94 por ciento), principalmente entre las 12.00 y las 14.00 horas (20,4 por ciento).