Los voluntariosos buzos que cuidan en silencio del Lago de Sanabria

Los voluntariosos buzos que cuidan en silencio del Lago de Sanabria

|

Mediante una actividad de voluntariado ambiental, y bajo el lema 'Aunque no sea tu basura, sí es tu problema', la asociación para el estudio de la montaña Cryosanabria está ejecutando este verano varias actividades de recogidas acuáticas de residuos enmarcadas dentro de un proyecto de sensibilización ambiental.


Esta acción se encuentra dentro del proyecto 'Trevinca, montañas de vida', y este a su vez dentro del Proyecto Libera. Dicho proyecto es un grito a la acción para que entre todos y todas liberemos la naturaleza de basura y podamos, de esta manera, liberar mucha más vida a favor de la biodiversidad. Desde Cryosanabria se plantea un abordaje integral a esta problemática dividido en tres grandes ejes de acción: conocimiento, prevención y participación.


En este verano las personas voluntarias de Cryosanabria recogen basura del interior del Lago de Sanabria, lagunas y ríos. Para ello usan botas de agua, gafas de bucear o canos. Entre los residuos más habituales son los envases de plástico, cristales, objetos metálicos... todos ellos próximos a las áreas de baño. Mientras que en las zonas usadas por pescadores se han encontrado plomos, sedal plástico, colillas, paquetes de tabaco... e incluso anzuelos metálicos.


La comunidad científica e internacional coinciden a la hora de alertar sobre los posibles impactos del abandono de basuras en la naturaleza. Sin embargo, en medio de esta gran llamada a la acción, surge un obstáculo: el propio término littering. No está incluido en el Diccionario de la Lengua Española de la RAE y las posibles traducciones propuestas por distintas instituciones no siempre responden a la realidad del fenómeno ni contribuyen, de forma satisfactoria, a superar el reto de informar a la opinión pública sobre la envergadura del problema y cómo ser parte de la solución. En inglés, la propia palabra littering puede generar confusiones porque también se emplea en contextos de suciedad urbana o para aludir a la hojarasca y a los desechos orgánicos.

Por todo ello, y tras consultar con expertos e investigadores especializados en biodiversidad, Libera, propone una palabra alternativa que, al menos en español, ayude a concienciar y prevenir el littering: basuraleza.