Tres tartas con 800 velas y un recital de los Niños Cantores de Viena cierran las jornadas del VIII Centenario de la Catedral de Burgos
Foto: ICAL | Ricardo Ordóñez

Tres tartas con 800 velas y un recital de los Niños Cantores de Viena cierran las jornadas del VIII Centenario de la Catedral de Burgos

En otro acto, ochenta jóvenes burgaleses han entonado el Cumpleaños feliz y han encendido 800 velas en torno a tres tartas gigantes en la plaza de Santa María
|

El altar mayor de la Catedral de Burgos ha acogido esta tarde un concierto de los Niños Cantores de Viena, dentro de los actos organizados por la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 para conmemorar los 800 años del templo. Antes, 80 jóvenes burgaleses han celebrado el cumpleaños de la Seo portando 800 velas en torno a tres tartas gigantes de bizcocho, semifrío de naranja y chocolate elaboradas por los reposteros burgaleses en la plaza de Santa María.


El coro infantil, dirigido por Jimmy Chiang, ha deleitado a los 530 espectadores distribuidos por todo el templo con sus voces angelicales a través de un extenso repertorio con piezas antiguas y contemporáneas que ha incluido obras de Pergolesi, Monteverdi, Haydn, Tomás Luis de Victoria, Mozart, Schubert, Rossini o Schumann, entre otros.


El joven Adrián Bruckner Gómez, único coralista con ascendencia española, se ha dirigido al público para presentar el concierto y mostrar la ilusión de los 25 cantantes por participar en los actos del VIII Centenario de la Seo castellana. El Coro de Niños Cantores surgió en 1498, cuando Maximiliano I trasladó su corte a Viena y fundó la Hofmusikkapelle. En la actualidad está formado por 100 vocalistas, de edades comprendidas entre los nueve y catorce años, divididos en cuatro coros. Cada uno de ellos pasa diez semanas al año de gira y  entre todos interpretan unos 300 conciertos cada año.


Tres tartas gigantes y 800 velas


ICAL ricardo ordou00f1ez tartas gigantes burgos catedral



Ochenta niños han cantado esta tarde el Cumpleaños feliz a la Catedral de Burgos en la plaza de Santa María, bajo la atenta mirada de la mascota del VIII Centenario, el Papamoscas. Alrededor de tres tartas gigantes de bizcocho, semifrío de naranja y chocolate, creadas por las pastelerías Ojeda, Juarreño, El Horno, Dieste y Loste, han sostenido 800 velas de led mientras celebraban los ocho siglos de la Seo.


Estas tres tartas gigantes con forma de ocho y dos ceros son el producto del trabajo de una treintena de reposteros que habían confeccionado previamente hasta trescientas tartas individuales, que han ensamblado y terminado de decorar en la plaza. En el corte simbólico de una de las tartas han participado el arzobispo de Burgos, Mario Iceta; el vicepresidente y la directora general de la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021, Antonio Miguel Méndez Pozo y Piluca Gil; y la coordinadora de los reposteros, María del Rosario González Dieste.


En este evento también han colaborado la Hermandad de Peñas, la Federación de Asociaciones de Fajas, Blusas y Corpiños y la Federación de Baloncesto de Castilla y León, que han facilitado la presencia de los niños en la plaza.


El acto ha terminado con el canto del himno a Burgos por parte de todos los participantes. Finalmente, no se han repartido las ocho mil porciones, tal y como estaba previsto inicialmente, en cumplimiento de las disposiciones higiénico-sanitarias actuales. No obstante, la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 ha querido compartir su tristeza por el hecho de que la sociedad burgalesa no haya podido participar en esta iniciativa popular y entrañable en la que se han volcado los reposteros locales y que pretendía convertirse en la guinda a los actos centrales del VIII Centenario de la maravilla gótica.