Cinco ayuntamientos y una Diputación de Castilla y León se alzan con el reconocimiento de 'Ciudades Amigas de la Infancia'

Cinco ayuntamientos y una Diputación de Castilla y León se alzan con el reconocimiento de 'Ciudades Amigas de la Infancia'

|

Representantes del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el Instituto Universitario de "Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia" (IUNDIA), y UNICEF España, quienes conforman la Secretaría Permanente de Ciudades Amigas de la Infancia, han entregado esta mañana de manera virtual los reconocimientos para el periodo 2021-2025 a las 73 nuevas entidades locales de esta red.


En Castilla y León han recibido el reconocimiento por primera vez 6 entidades locales: el Ayuntamiento Zamora, la Diputación de Palencia y los ayuntamientos de Carrión de los Condes, Boecillo, Aldeamayor de San Martín y La Adrada.  


Este es un reconocimiento al ejercicio de su responsabilidad, como parte de un Estado que ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, para poner en el centro de sus decisiones políticas a un grupo de población que es el presente y el futuro de nuestra sociedad: los niños, niñas y adolescentes. Una Ciudad Amiga de la Infancia es aquella que, siendo consciente de sus problemáticas y áreas de mejora, trabaja a fin de buscar soluciones -tanto a corto como a largo plazo- poniendo foco en los grupos más vulnerables. Solo una comunidad que ponga en el centro de sus decisiones a la infancia y adolescencia, y que promueva sus derechos, puede ser un hábitat saludable y democrático con el resto de los ciudadanos, con su país y con el planeta. Porque cuando los niños y niñas crecen, todos crecemos.


Para ello, todas y cada una de estas entidades han diseñado estrategias para dar respuesta a los retos que han identificado en el camino de hacer realidad los derechos de niños, niñas y adolescentes. Además, todas ellas cuentan con espacios de participación reales donde escuchan sus propuestas, una acción que no solo es un derecho de la infancia, sino que enriquece la gestión política porque tiene en cuenta las opiniones, necesidades y soluciones identificadas por los propios destinatarios de esas políticas.


Tal y como ha señalado durante el acto el presidente de UNICEF España, Gustavo Suárez Pertierra: "La participación infantil y adolescente contribuye a desarrollar una ciudadanía activa y empodera a los niños en agentes activos de cambio que pueden modificar su realidad y la de sus co-ciudadanos. Promoverla es también promover la democracia".


Las Ciudades Amigas de la Infancia ponen en valor el compromiso de las entidades locales para mejorar sus políticas públicas desde un enfoque de derechos de la infancia, reconociendo el protagonismo de niños y niñas en la toma de decisiones.


Como señalaba Mª Ángeles Espinosa Bayal, directora del Instituto de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia (IUNDIA), a partir de los datos obtenidos en esta convocatoria "sabemos que el 56% de las entidades locales realizan programas para familias en dificultad social, que un 65,79% cuenta con ayudas para familias en situación de vulnerabilidad con niños, niñas y adolescentes a cargo, y que un 80,36% de los municipios cuentan con un protocolo de prevención, detección y derivación de casos de desprotección o violencia".