Verónica Casado pone en duda la efectividad de los cribados en jóvenes: "De qué valen para que por la tarde me vuelva al botellón"
Foto: ICAL | Leticia Pérez

Verónica Casado pone en duda la efectividad de los cribados en jóvenes: "De qué valen para que por la tarde me vuelva al botellón"

|

Que la incidencia del coronavirus entre los jóvenes de Castilla y León está disparada no es ya un secreto para nadie. Los datos indican que la Comunidad acumula ya 3.090,91 casos por cada 100.000 habitantes entre la franja de los 20 a los 29 años y 2.370,24 casos por cada 100.000 entre los 12 y los 19 años. Cifras completamente alarmantes y que son responsables de la 'quinta ola' del COVID en Castilla y León.


Entre las primeras medidas tomadas por la Junta de Castilla y León para intentar frenar este avance desmedido de los nuevos contagios de coronavirus estaba la realización de cribados masivos en varias provincias como Zamora, León, Burgos, Salamanca o Segovia, entre los tramos de edad de los 14 a los 29 años, con la intención de detectar a los asintomáticos y poder aislarlos y cortar así la cadena de trasmisión. Medida que viene recomendada especialmente por el Ministerio de Sanidad, que entregaba a las comunidades autónomas una nueva partida de test de antígenos para la realización de estos cribados. Pero para la Consejería de Sanidad de la Junta esta medida no parece ser suficiente y, por ello, el pasado jueves, aprobaba en Consejo de Gobierno restricciones al horario de ocio nocturno y restringía de nuevo los aforos, para evitar la aglomeración de personas y el contacto social.


Algo que parece que se va a endurecer esta semana, y que hoy mismo ha anunciado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, la cual desvelaba que los servicios jurídicos de la Junta ya estudian la solicitud al TSJCyL de volver a implantar el toque de queda. Y es que la titular de Sanidad en Castilla y León pone en duda la efectividad de estos cribados a los jóvenes de la Comunidad, ya que, según ha relatado "de qué valen para que por la tarde me vuelva al botellón". Casado ha asegurado que "no sirven de nada" si los mismos jóvenes que se realizan la prueba, posteriormente continúan teniendo contactos, y en muchas ocasiones, sin mascarilla o distancia de seguridad.