Aprehendidos casi 400 kilos de cocaína distribuidos en paquetes con forma de ladrillo en Valladolid

Aprehendidos casi 400 kilos de cocaína distribuidos en paquetes con forma de ladrillo en Valladolid

La empresa vallisoletana receptora de la mercancía desconocía la existencia de la droga camuflada
|


La Policía Nacional ha incautado en Valladolid 378 kilogramos de cocaína que llegaron 'por error' a una empresa de distribución en un camión procedente del puerto de Valencia, esta operación supone una de las incautaciones más importantes de los últimos tiempos, ya que se trata del mayor alijo de droga de Castilla y León. Los agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han intervenido un total de 378 kilogramos de cocaína ocultos, entre la carga real, en un contenedor que estaba en tránsito desde Brasil a España, siendo su primer punto de entrada en España el puerto de Valencia. Los hechos sucedieron a las ocho de la mañana del pasado 28 de junio, cuando una empresa alimentaria de Valladolid recibió un pedido procedente de Brasil y al descargarlo se percataron que entre la mercancía comprada se entremezclaban unos sacos completamente diferentes, no solo por su apariencia física sino también porque al tacto se percibía que contenían bloques en su interior. 


Por tal motivo desde la empresa se pusieron en contacto con el agente aduanero de la misma, el cual se personó en el lugar y pudo comprobar que determinados sacos eran claramente distintos al resto e incluso en el interior del contenedor había una réplica del sello del precinto que debería cerrar y asegurar la integridad de la carga. Los investigadores determinaron que, en estos casos, la organización criminal aprovecha los contenedores que trasladan mercancía legal entre Sudamérica y Europa para introducir, sin conocimiento de las empresas importadora y exportadora, cierta cantidad de sustancia estupefaciente camuflada entre la carga legal.


Mercancía Ilegal

A tales efectos se constituyó un equipo conjunto de investigadores compuesto por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y del Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional. Este equipo realizó las actuaciones operativas que determinaron la aprehensión de 32 sacos sospechosos con una apariencia externa distinta al resto, no figurando el nombre de la empresa exportadora del producto y mostrando un tipo de cierre distinto al habitual. Cada uno de esos sacos contenía entre diez y quince paquetes de aproximadamente un kilogramo cada uno con una sustancia blanca pulverulenta que dio positivo al test de cocaína. En total, fueron aprehendidos 378 paquetes de aproximadamente un kilogramo cada uno y con un peso neto de 400 kilos.