Llamamiento a la responsabilidad de la hostelería: "El futuro de los jóvenes y del sector depende de este último esfuerzo"

Llamamiento a la responsabilidad de la hostelería: "El futuro de los jóvenes y del sector depende de este último esfuerzo"

|

La Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León ha mostrado su “máxima preocupación” ante el aumento de contagios en los últimos días en la Comunidad. Por ello, ha hecho un “llamamiento a la responsabilidad y a la prudencia de la población, en especial a los jóvenes”,  ya que asegura “es la franja de edad que más contagios presenta, y que respeten al máximo las medidas de seguridad, sobre todo en lo que concierne a la distancia social y al uso de mascarilla cuando esa distancia no se puede llevar a cabo”.


Según el colectivo de la hostelería, el alto incremento de las cifras de contagio en los últimos días, principalmente en la franja comprendida entre los 15 y 29 años de edad, “puede llevar a corregir la desescalada y, con ello, regresar a la fase 2 lo que conllevaría a no permitir el uso de las barras de los establecimientos de hostelería y sólo a consumir sentados, volviendo a causar un serio perjuicio a los empresarios del sector”.


Por ello, considera que “después de 15 meses de sufrir todo tipo de restricciones y normativas, no está en condiciones de asumir el más mínimo recorte de sus funciones laborales, por ello pedimos igualmente a todos y cada uno de los empresarios del sector el cumplimiento de todas las medidas higiénico sanitarias y que garanticen la máxima seguridad a sus clientes”.


Explican que el pasado 3 de junio se descendió a fase 2 y las cifras de contagio se mantuvieron en descenso. El paso a fase 1, llevada a cabo el pasado 17 de junio, coincidiendo prácticamente con el fin del curso escolar y universitario, ha llevado a un ascenso vertiginoso en las cifras de contagio.


Así, hacen un llamamiento a la juventud para que “extremen al máximo las medidas sanitarias, el futuro tanto de ellos como de nuestro sector depende este último esfuerzo, y no pongamos en riesgo ni una sola vida más”. Inciden en que “dl hecho de ser joven no significa que sean ajenos a tener el virus y que, aunque la inmensa mayoría no necesitan de hospitalización, no quiere decir que alguno tenga que ser hospitalizado con los riesgos que puede conllevar para su vida”.


Desde esta Confederación se advierte de que con estas circunstancias “el problema no es de la hostelería sino de la responsabilidad individual. De poco o nada sirve volver a adoptar medidas que restrinjan el normal funcionamiento de la hostelería, si una vez más, los botellones, fiestas privadas o reuniones sociales, se realizan sin contar con la mínima dosis de responsabilidad individual que en esta situación se debería tener”. Es por ello que entienden que el “irresponsable comportamiento de un sector de la población no puede ser la causa que obligue de nuevo a aplicar las restricciones, si se corrige la desescalada, a un sector que ha demostrado una y otra vez su compromiso con la seguridad sanitaria frente a la pandemia”.


Tras la finalización del estado de alarma el pasado día 9 de mayo, y con él las restricciones a la movilidad de las personas, y ante el nuevo marco para el ejercicio de la actividad, los hosteleros insisten en que no se ha de olvidar que el virus “sigue estando con nosotros, y que, ahora más que antes si cabe, no hay que relajarse. Esta circunstancia, unida a la exitosa campaña de vacunaciones hace pensar en un panorama de mejora. Precisamente por ello todos hemos de ayudar a que continúe así.  No podemos consentir, porque es responsabilidad de todos, que precisamente ahora se incrementen los niveles de incidencia de esta pandemia, y especialmente entre nuestros jóvenes”, indica.


Desde el sector se pone de manifiesto la necesidad de seguir cuidando las medidas de seguridad e higiene recomendadas por las autoridades sanitarias. “Tanto los hosteleros como los clientes debemos ser responsables y no bajar la guardia. No podemos olvidar que la hostelería ha sido y está siendo uno de los sectores más afectados en esta crisis. Ahora mismo, cualquier incremento en la cifra de contagios pueden suponer que se supere la cantidad de casos mínimos indicados para cerrar en determinadas localidades, y entonces volveríamos a no poder trabajar y, por consiguiente, a no poder favorecer el movimiento económico y laboral que supondría estar abiertos”.


Además, apuntan que se debe solicitar al Gobierno Central que acelere la llegada masiva de dosis de vacuna, “cosa que en la actualidad no sólo no está llegando en el número deseado, sino que se ha recortado la llegada de dichas dosis, dejando en una situación de vulnerabilidad a un alto porcentaje de la población. La solución que entendemos lógica sería administrar en paralelo vacunas a esa franja de población para frenar los contagios, y eso solo sería posible con la entrega del Gobierno Central de un mayor número de dosis. Lo que está claro es que la llamada a la prudencia y a la responsabilidad a algún sector de la población no conduce a nada, pero tampoco conduce a nada restringir la actividad de unos establecimientos que ya han demostrado su compromiso con las medidas higiénico-sanitarias. Seguimos pensando que la vacunación tendría que ser la respuesta más lógica y normal ante este desmesurado incremento en el número de contagios”.


Así, desde la Confederación de hosteleros piden “responsabilidad y conciencia social a la población, y en especial a los menores de 30 años, para poner fin a esta situación que tantas vidas humanas está costando”.

Por último, la Confederación insta a las administraciones a “poner en marcha una campaña informativa en medios y redes sociales, insistiendo en la necesidad de seguir cuidándonos. El fin de esta iniciativa es apoyar la concienciación sobre de la importancia de cumplir las medidas de seguridad”, como relatan en un comunicado.