Repueblo detecta en Béjar oportunidades para la España vaciada en la era post COVID
Los miembros de Repueblo visitan el Museo Textil de Béjar

Repueblo detecta en Béjar oportunidades para la España vaciada en la era post COVID

Repueblo pone como paradigma de estas nuevas oportunidades a la Comarca de Béjar (Salamanca), por su potencial para absorber los procesos de reshoring y sostenibilidad que abordará el textil y atraer turismo y nuevos pobladores digitales
|

La nueva normalidad que marcará la era post Covid está acelerando cambios disruptivos que ofrecen tres áreas claras de oportunidad para la España vaciada. Esa es una de las principales conclusiones del think tank Repueblo, que ha celebrado en Béjar su primer proceso de inmersión en territorios rurales de 2021.

El primer área de oportunidad se ha generado con la ruptura de las cadenas de valor. La dependencia de proveedores geográficamente lejanos, que ya estaba en cuestión en términos de sostenibilidad, ha provocado durante la pandemia paradas a gran escala por el desabastecimiento. La era post Covid acelerará los procesos de relocalización de muchas empresas españolas para protegerse de esta debilidad estratégica y avanzar hacia modelos de negocio más sostenibles. Las zonas de la España vaciada con comunicaciones logísticas y que hayan sido especialmente afectadas por la globalización en las últimas décadas están en una buena posición para atraer esas inversiones.

El segundo área de oportunidad se refiere al turismo. Repueblo no espera una reconfiguración del sector, pero los cambios de paradigma generados por la pandemia incrementarán la demanda de los destinos menos masificados, que son los que ofrece la España interior. Las comarcas con una amplia biodiversidad, capaces de ofrecer experiencias, están en una buena posición para fijar población en torno a esta nueva demanda turística.

El tercer área de oportunidad se refiere al trabajo a distancia. La pandemia ha acelerado la adopción de modelos de teletrabajo, especialmente en determinados nichos del sector servicios. Esta deslocalización del puesto laboral genera oportunidades a aquellos territorios a menos de dos horas y media de una gran ciudad, con buena conectividad telemática y un nivel mínimo de servicios sanitarios, educativos y de ocio.

El caso paradigmático de Béjar

El think tank de Repueblo alcanzó estas concusiones durante su inmersión en el territorio de Béjar, un icono de los cambios provocados por la pandemia. Hace ahora un año, este antiguo cluster textil abrió todos los informativos cuando sus habitantes reaccionaron al desabastecimiento de mascarillas que sufría España haciendo solidariamente lo que durante siglos les dio fama: coser. El gesto de Béjar hizo llegar miles de mascarillas a nuestros servicios esenciales recordándonos la fortaleza estratégica que supone contar con capacidad de producción propia. Con su singular actuación durante la pandemia, Béjar ha dado visibilidad a su potencial como destino en los procesos de reshoring que abordará el textil en los próximos años para mejorar su sostenibilidad. "Béjar tiene un tamaño ideal para transformase en ciudad baja en emisiones, por ejemplo fomentando la movilidad sostenible. Además su tradición textil le permite poder renacer como referente de la moda sostenible y la economía circular", explicó la coordinadora del proyecto internacional de ciudades de Greenpeace , Celia Ojeda.

"La situación estratégica de Béjar, entre dos comunidades, tres provincias y dos países y su conocimiento textil, muy vinculado a lo que hoy se denomina slow fashion, hacen de la ciudad el perfecto enclave para la relocalización de una industria en clara transformación", explicó la presidenta de la Asociación Española de Sostenibilidad, Innovación y Circularidad en Moda, Paloma García. "Convertir la industria textil de Bejar del 1.0 hasta 4.0 es posible. Portugal lo logró hace pocos años. Fue posible porque existió una visión conjunta de una marca e identidad. Es la hora de hacerlo en Bejar",es la conclusión principal de la empresaria portuguesa del textil, Inês Lebre.

Las posibilidades del territorio de capacitación de mano de obra especializada, emprendimiento e innovación del territorio se ven multiplicadas por el papel de la Escuela de Ingeniería Industrial de Béjar, vórtice del I+D de las empresas de Castilla y León, y las capacidades del Centro de Formación Profesional especializado en titulaciones textiles. "El desarrollo económico, demográfico y social del territorio pasa por una formación especializada basada en habilidades y competencias profesionales junto con un adecuado sistema de microcréditos promovidos por las instituciones públicas y privadas", explica el director de los programas formativos en MSMK University, Francesco M. Autolino.

Además de las posibilidades de reindustrialización que ofrecen los cambios de tendencia que experimentará el sector textil, la desconocida Sierra de Béjar -entre el Valle de Jerte y la Sierra de Francia- cuenta con un potencial de atracción turística por explotar, vinculado a su gastronomía propia, su biodiversidad y su patrimonio cultural. "La comarca está rodeada por territorios que han sabido construir una marca y atraer turismo. Tiene tantas o más posibilidades que ellos para hacer lo mismo: no solo es reserva de la biosfera, lo que habla de su riqueza natural, sino que tiene un patrimonio histórico único como una de las pocas villas renacentistas que se conservan en España con una historia apasionante por contar, que guarda vínculos con los Médici", explicó el periodista y comunicador Pavel Gómez del Castillo.

El coordinador de los fondos NextGen y asesor ministerial Ángel del Monte cree que "los fondos next gen pueden ser un gran punto de partida para comenzar a construir un nuevo futuro para Bejar y su comarca". Uno de los hechos diferenciales de la Comarca de Béjar es que cuenta con un centro neurálgico de 12.000 habitantes y un entorno de 30.000. Esta conjunción de una pequeña ciudad con sus servicios en un contexto rural genera un alto potencial de atracción de teletrabajadores en aquellos puntos que ya cuentan con una alta conectividad. "En el imaginario colectivo entendemos lo rural como pueblos de 200 habitantes, pero existe otra realidad rural: la de los municipios de tamaño medio que pueden convertirse en el paradigma de una nueva industrialización sostenible alineada con Europa y la Agenda 2030", afirmó Luis de Cristóbal, director de Repueblo.