La pandemia disparó los casos abordados por el Defensor del Universitario de la USAL

La pandemia disparó los casos abordados por el Defensor del Universitario de la USAL

El 94% de las quejas y reclamaciones fueron plantedas por el colectivo estudiantil
|

El Defensor del Universitario de la USAL, órgano que ha venido dirigiendo hasta hace unos pocos meses el profesor de la Facultad de Derecho, José Luis Sánchez Barrios y que se encarga de atender las quejas y sugerencias de los universitarios (profesores, estudiantes, miembros del personal de administración y servicios), atendió durante el pasado curso 2019-2020 -son los últimos casos que se conocen- un total de 188 asuntos, número que supone un incremento de un 17 por ciento respecto a los 161 asuntos del curso 2018/2020, cifra cercana a la media de los últimos cursos, situada en torno a los 155-160. El motivo de este fuerte incremento, tal como se refleja detallado en la última Memoria del Defensor del Universtario, en la situación de confinamiento surgida a raíz del estado de alarma decretado el 14 de marzo de 2020 como consecuencia de la pandemia de la Covid-19, que supuso la suspensión a nivel de todo el estado de toda actividad académica de carácter presencial, habiéndose suspendido en la Universidad de Salamanca dicha actividad en la tarde del 12 de marzo del pasado año.


Sin embargo, este incremento de casos se prestas a matices. La cifra indicada de un 17 % de incremento no refleja con fidelidad el mayor número de asuntos con origen en la pandemia, ya que durante el primer semestre del curso los asuntos habían sido menos numerosos a los del mismo semestre del curso anterior. Así, en primer semestre del curso 2018/2019 hubo 85 asuntos, y en el mismo semestre de este curso 2019/2020 el número ha sido tan sólo de 67 asuntos (un 22 % menos), siendo la cifra más baja de asuntos registrada en un semestre. Por el contrario, en el segundo semestre del curso 2018/2019 hubo 76 asuntos, mientras que en el segundo semestre del curso 2019/2020 ha ascendido a 121 asuntos (un 60 % más), tal como se detalla en la memoria.


El mayor número de asuntos abordados por el Defensor del Universitario corresponde a las consultas, habiéndose producido 90 (un 47,87 % del total de asuntos), seguido de las quejas, con 78 (41,49 %). Ha habido además otros 20 asuntos (10,64 %) que no son propiamente ni quejas ni consultas, sino peticiones y manifestaciones diversas, habiendo crecido significativamente respecto al curso anterio, según se refleja en la memoria. Es una constante que en todos los sectores de la comunidad universitaria se plantean un mayor número de consultas que de quejas, tal como reflejan las memorias realizadas cada curso académico.


Al igual que ha venido sucediendo en otros cursos, el sector de estudiantes el que mayor número de asuntos ha planteado ante el Defensor, habiéndose incrementado en el citado curso de manera importante, con 177 asuntos, que supone un 94,15 % del total. El sector del personal docente e investigador (el profesorado) ha planteado 11 asuntos (5,85 % del total), reduciéndose su número en relación con el curso anterior. El sector del personal de administracion curso no ha planteado ningún asunto, cuando en el curso precedente planteó 5 asuntos.


¿Y cuáles son las quejas y consultas que trata de resolver el Defensor del Universitario?. La tipología es de lo más variada. Así, Entre los asuntos figuran los clásicos, es decir, quejas sobre la revisión de las calificaciones, la calidad de las clases, las prácticas externas, la devolución de tasas y la incompatibilidad de horarios. Pero también tuvo que posicionarse el Defensor del Universitario con algunos casos aislados más conflictivos, como un episodio de agresión entre estudiantes y una queja contra con grupo de estudiantes albarotadores, que obligó a intervenir a la dirección del centro.