Castilla y León mantendrá al "profesorado covid" por las necesidades de la pandemia en el próximo curso

Castilla y León mantendrá al "profesorado covid" por las necesidades de la pandemia en el próximo curso

|

Diez comunidades autónomas, junto a Ceuta y Melilla, prevén mantener al denominado "profesorado covid" (docentes contratados por las necesidades de la pandemia) o bien contratar más personal de cara al próximo curso 2021-2022, según el sindicato ANPE.


En concreto, estas comunidades son: Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad de Madrid, Extremadura, Navarra y País Vasco, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que dependen directamente del Ministerio de Educación y FP.


Con respecto al resto de territorios, según la recopilación del sindicato, ni Aragón, ni Asturias prevén contratar a profesorado covid, mientras que La Rioja no va a mantener a los docentes adicionales que se contrataron este curso.


Además, ANPE insta a las comunidades de Andalucía, Galicia y Murcia a mantener a este profesorado contratado en el último curso por la pandemia, las cuales todavía no han decidido al respecto sobre este asunto.


En el caso de la Comunidad Valenciana, ANPE únicamente recuerda que esta región ha anunciado que se mantendrá la distancia de 1,2 metros, sin especificar si esta medida vendrá acompañada de contratación de docentes o no.


Tras el balance del curso actual y de cara a garantizar la educación presencial el próximo curso, el sindicato exige una reducción de ratios y la dotación de profesorado suficiente para afrontar el próximo curso.


"Es imprescindible mantener e incluso incrementar los desdobles actuales y el profesorado contratado en las distintas comunidades autónomas para continuar con las actuales medidas sanitarias, asegurar la presencialidad en todas las enseñanzas y compensar los déficits de aprendizaje producidos durante la pandemia", señala ANPE.


REDUCCIÓN DE LA DISTANCIA A 1,2 METROS
El Gobierno y las comunidades autónomas establecieron el pasado 19 de mayo las medidas a llevar a cabo para el próximo curso escolar 2021-2022. Entre ellas, se garantizará la máxima presencialidad, el uso de mascarilla será obligatorio a partir de los 6 años y la distancia entre alumnos podrá rebajarse a 1,2 metros en un escenario de baja incidencia.


La distancia interpersonal fue uno de los temas más debatidos. Con su rebaja de 1,5 a 1,2 metros, Celaá instó a las comunidades a realizar "un esfuerzo conjunto de cogobernanza, que mantengan los mismos recursos humanos que ellos consideraron necesarios para sostener la mejor situación académica y escolar en tiempos de pandemia, pudiendo acortar la distancia interpersonal". "No queremos prescindir de esos recursos humanos adicionales", señaló.


Dos semanas después de este acuerdo, el Ministerio de Sanidad elevó, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), a obligatorias las medidas acordadas, al pasar a ser una Declaración de Actuaciones Coordinadas (DAC), haciendo, de este modo, obligatoria su implantación.