La tarde fue para Uceda Leal en los sanjuanes de Rioseco
Foto: Natalia Calvo.

La tarde fue para Uceda Leal en los sanjuanes de Rioseco

El municipio vallisoletano disfrutó de una apasionante tarde de toros
|

Santos García Catalán y Natalia Calvo nos traen un amplio resumen de la corrida de toros mixta celebrada ayer tarde-noche en Medina de Rioseco, donde volvieron los toros por los sanjuanes


Un festejo de mucho metraje donde Finito de Córdoba dejó su personalísimo sello de calidad, el rejoneador Sebastián Fernández pudo triunfar a lo grande si no pincha reiteradamente y un digno debut de luces del becerrista de Olmedo, Cristian González. Buen encierro de Castillejo de Huebra.


La novedosa corrida mixta (tres en uno)


Una corrida mixta que duró una eternidad por una serie de circunstancias que sólo puede ocurrir en el mundo del toro, como el retraso del rejoneador para hacer el paseíllo, o que un toro se niegue a salir de chiqueros durante 10 minutos de reloj esperando.


El ganado


Se lidiaron astados de Castillejo de Huebra; dos toros para rejones, cuatro para lidia ordinaria y un eral. Todos de excelente presentación y manejables en general. Destacaron los de rejones, los de Uceda Leal y el eral del debutante.


Uceda Leal


El veterano diestro madrileño, con el empaque y la clase que posee, fue el triunfador tras cortar una oreja a cada uno de sus oponentes. Dos buenos toros de puerta grande a los que, curiosamente, pinchó. Pero Uceda Leal dejó su sello y torería en el bello coso riosecano, además del gesto amigo de brindar a su compañero Finito.


Finito


El de Córdoba, con el quinto toro, aprovechó los viajes para dibujar auténticos carteles de toros ofreciendo su personalísimo estilo. Pero pinchó reiteradamente. Fue premiado con una gran ovación cuando salió a saludar.  Con su primero nada pudo hacer y cosechó silencio. Le tocaron dos avisos.


Brindis a la matriarca ganadera salmantina


Finito brindó a la matriarca de la ganadería, Pilar Majeroni Sánchez Cobaleda, (de la legendaria estirpe ganadera charra Sánchez Cobaleda) viuda del que fuera ganadero charro José Manuel Sánchez, (de la estirpe Sánchez; Agustínez y Sepúlveda), fallecido en 2014. Dos hierros legendarios del campo salmantino A Rioseco llegó la familia casi en pleno con María José Sánchez Majeroni y su hermana Pilar. Faltaron Carmen y Teresa. El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega acompañó a la familia ganadera en una barrera.


María José lleva personalmente el día a día de la ganadería con los distintos hierros; un importante legado que le dejaron sus padres, mientras que sus hermanas se dedican a distintos quehaceres profesionales. Teresa, por cierto, es colega periodista y ejerció su labor en R.N.E, en la etapa del vallisoletano Fernando Fernández Román.


El rejoneador Sebastián Fernández


Abrió plaza el rejoneador granadino Sebastián Fernández, que sustituía al anunciado Moura Caetano. Un torero a caballo de estilo muy campero, con excelente cuadra y una doma notable. Realizó una exhibición de doma campera garrocha en mano, a nuestro juicio innecesaria ya que por este y los motivos referidos anteriormente se alargó el festejo en demasía. Tres horas y media de espectáculo termina por ser pesado, aunque toreara el mismo Manolete que resucitara. Pero aún recordamos los exquisitos lances del Fino y de Uceda…


Las suertes las realizó con brillantez el montado granadino ante dos astados bravos y con acometividad que fueron aplaudidos en el arrastre. Pero a ambos los pinchó ostensiblemente. Cosechó silencio y vuelta al ruedo por su cuenta. Tuvo el detalle de brindar a los dos matadores.


Cristian González, el debutante de luces


Finalizó el eterno festejo, tras tres horas y media, (eran las 22.30 de la noche) con el debut de luces de un chaval de la escuela taurina de Medina de Rioseco que dirige el maestro Santiago Luguillano. Se llama Cristian González y es de Olmedo. Digna y emotiva fue su actuación (brindó al cielo en recuerdo de su padre fallecido repentinamente hace un año) ante un bravísimo eral que se comía las telas. Con él dibujó algunos lances que fueron muy aplaudidos por el público que llenó media parte del aforo permitido. Con la espada estuvo acertado, tras pinchar. Paseó una oreja.


Con la noche echada sobre Rioseco partimos hacia Pucela donde nos pusimos a escribir. Y Natalia Calvo, nuestra gráfica, a preparar una amplia y bella galería. El próximo fin de semana podrán ver en Grana y Oro un reportaje del festejo. Con su director, Carlos Martín Santoyo, con su amigo Dioni, nuestro compañero Manolo Illana y nuestro amigo Javi Martín, compartimos el palco que nos asignó la eficiente Henar, una zamorana que llevó los asuntos de la prensa con mucho tacto y mimo. Gracias por el trato.


La banda municipal de música de Rioseco amenizó el festejo con variados pasodobles taurinos.