Spain is diferent

Spain is diferent

|

Somos un pueblo dominado por el onanismo y el hedonismo, la incultura y la nada, que defiende el movimiento LGTB mientras sea de izquierdas, pero si eres homosexual y de derechas te laminan; un pueblo que defiende la libertad de expresión, pero si es el gobierno de izquierda el que "minimiza" la opinión, si es el gobierno de izquierda el que compra la prensa y persigue al disidente, está muy bien; un pueblo que defiende la democracia, pero aplaude con las orejas la eliminación de controles al poder o el sometimiento de los pocos existentes al mandato del gobierno.

 

En estos días se ha culminado la ignominia de premiar al que incumple la ley, al que amenaza al Estado, al que se mofa y afirma que el gobierno se arrodilla ante ellos, al que afirma que volverá a intentar el delito y, ante esta situación, lo más que sucederá es que se chillará un poco y, como decía una viuda de su marido muerto, a la vuelta de "dos meadas" todos se habrán olvidado.


Que no, que el gobierno no pagará el peaje de nada, no ha pagado el peaje de ser el gobierno de los muertos ocultos, de ser el gobierno de la peor gestión de la pandemia de Europa, de ser el gobierno de "hemos vencido al virus" y tener hasta cuatro olas más, de ser el gobierno de la mentira, de ser el gobierno de la manipulación, de... ser el gobierno del mayor número de muertos por millón, y nadie, pero nadie, ha salido a pedir perdón, a asumir responsabilidades, a dimitir, a reconocer los errores.


Mientras en Inglaterra dimite el ministro de sanidad por saltarse el protocolo covid19 con su amante, en España, los ministros se saltaban el confinamiento, realizaban viajes personales, ocultaban a los ciudadanos que no teníamos mascarillas para ir con maletines a China a comprarlas, mientras le negaban la compra a Béjar que las hacía a "casco porro".


Spain is different, dirán algunos, y seguirán con el latrocinio, la farsa, la mentira y el dislate para, cuando algunos digamos que "TODOS LOS POLITICOS SON IGUALES", decirte que te pasas, que eres un exagerado. Pues claro que lo soy, para ver si a alguien se le mueven las tripas y reacciona, pero... no, nadie lo hace. Ese es el "different" de Spain, que somos unos tragasables que aceptamos cualquier cosa con tal de que nos dejen mirarnos el ombligo.


La democracia NO es votar, no es respetar el resultado de las urnas, no es dejar gobernar al que vence, pues, siendo todo eso, es mucho más importante y definitorio la fortaleza en la construcción y desarrollo de controles al poder. La democracia es el ejercicio de la soberanía popular que decide quiénes serán sus dirigentes durante un periodo de tiempo, pero que los controla, los sigue, los limita y los inspecciona y vigila; pues, sin ese modelo de sometimiento del poder al pueblo, lo que tenemos es un totalitarismo, más o menos, temporal. Por eso, en democracias consolidadas, los ministros dimiten por no respetar al pueblo, como en Inglaterra.


El delito de estafa consiste en engañar a otro con ánimo de lucro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno y, así,  en España, hemos aceptado la estafa electoral en la que los políticos nos engañan y nos mienten hasta conseguir nuestro voto, para una vez conseguido no cumplir lo prometido; es decir, nos toman por tontos, nos humillan, nos engañan y nos consideran "perritos sin alma". Pero, el problema es que lo aceptamos, les reímos la gracia y llegamos a decir "es que lo dijo en campaña y ya se sabe", pues damos por bueno el engaño, la mentira y, a partir de ahí, tenemos lo que nos merecemos.


¿Van a pagar por los miles de muertos ocultos u ocultados?¿van a pagar por darle dinero a las televisiones y apagar el portal de transparencia, en lugar de salvar vidas?¿van a pagar por dedicarse a engañarnos y dejarnos morir? Pues ya contesto yo: NO. Y me pregunto ¿por qué van a pagar por dar unos indultos o romper España, si la han dejado morir física y económicamente y no pasará nada?


¡Cuidado!, estos no harán nada, pero lo penoso es que el resto de fuerzas políticas se dedican a luchas banales como el Día del Orgullo Gay o los indultos, mientras se suben TODOS los sueldos y "los perritos sin alma" mueren económica, social, moral y físicamente.


Necesitamos nuevos políticos, nuevas formas de hacer política, nuevas exigencias políticas que nos traigan una democracia real y nos salven.