El Gobierno etíope indica que los asesinatos ocurrieron en una zona de operaciones del Frente para la Liberación Popular de Tigray
Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - (C) WORLD ECONOMIC FORUM / BENEDIKT VON LOEBELL

El Gobierno etíope indica que los asesinatos ocurrieron en una zona de operaciones del Frente para la Liberación Popular de Tigray

|



El Gobierno de Etiopía ha transmitido este viernes sus condolencias por los asesinatos de tres integrantes de la ONG Médicos sin Fronteras (MSF), entre ellos la salmantina María Hernández, y ha indicado que el asalto que costó sus vidas tuvo lugar en una zona donde operan los rebeldes del Frente para la Liberación Popular de Tigray (TPLF).


En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, el Ministerio de Exteriores etíope ha indicado que la trabajadora humanitaria española M.H. y sus dos compañeros etíopes fueron asesinados en la localidad de Abi Adi, en el centro de la región septentrional de Tigray, escenario desde hace meses de combates contra el grupo armado.


"El Gobierno de Etiopía querría expresar sus condolencias por la muerte de tres integrantes de MSF, una española y dos etíopes en Abi Adi, Tigray, donde el TPLF opera activamente", ha hecho saber el Ministerio en su cuenta de Twitter.


A continuación, el Gobierno etíope ha recordado que ha pedido la incorporación de "escoltas militares en tales zonas" para "evitar que sucedan asesinatos tan trágicos como los que comete el irresponsable grupo".



EL CONFLICTO EN TIGRAY

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, anunció en noviembre de 2020 el inicio de una ofensiva militar contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), en respuesta a un ataque del grupo contra la principal base del Ejército en Mekelle tras un drástico repunte de las tensiones entre la formación y el Gobierno central.


Las agencias de la ONU y las ONG han visto limitado su margen de maniobra, en un contexto marcado por una grave crisis humanitaria. La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha denunciado en su último informe sobre la situación, publicado este viernes, de casos de "acoso, intimidación y detención" de cooperantes, así como de la confiscación de ayuda.