La Diputación de Palencia impulsa la candidatura de Nicolás Castellanos al Premio Nobel de la Paz 2022
Nicolás Castellanos / ICAL

La Diputación de Palencia impulsa la candidatura de Nicolás Castellanos al Premio Nobel de la Paz 2022

Todos los grupos políticos han aprobado una declaración institucional para apoyar su candidatura
|

El Pleno de la Diputación de Palencia defendía este jueves su apoyo a la candidatura de Nicolás Castellanos al Premio Nobel de la Paz 2022 con una declaración insitucional aprobada por todos los grupos políticos. 


Castellanos nació en Mansilla del Páramo (León) en 1935, Nicolás Castellanos fue obispo de Palencia durante 13 años, hasta 1991, cuando abandonó esta diócesis para dedicarse a la labor misionera en Bolivia. Después de que el papa Juan Pablo II aceptara su renuncia, el sacerdote se estableció en 1992 en el Plan 3.000, llamado así porque acogió a ese número de familias que se habían quedado sin casa por una crecida en 1983 del río Piraí, que bordea Santa Cruz. 


El Plan tiene ya centenares de miles de habitantes, y aunque Santa Cruz sea la región más próspera de Bolivia, esa zona en particular es una de las más necesitadas, por lo cual Nicolás Castellanos fundó el Proyecto Hombres Nuevos con los pilares de la educación, cultura, salud, vivienda y promoción social.


Entre 1991 y 2020, ha recibido más de medio centenar de distinciones en España y Bolivia, entre ellas el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1998. Resulta conocido el pensamiento del candidato sobre la necesidad de trabajar por la justicia, la libertad y los derechos humanos como el mejor camino para conseguir la paz, así como su admirable y generosa dedicación a esta noble causa desde hace más de 30 años y a su limpísima ejecutoria personal, del todo coherente con el mejor espíritu de los grandes maestros del pacifismo de todos los tiempos y de todos los pueblos. 


La Diputación de Palencia reconoce el gran valor social de Nicolás Castellanos y del Proyecto Hombres Nuevos. Formamos parte del patronato de la Fundación, y colaboramos con varias iniciativas en Bolivia a través de las convocatorias de subvenciones en materia de cooperación al desarrollo. Así, hemos financiado la totalidad de un aula-taller para la capacitación técnica en manufactura y textiles a alumnos de educación secundaria, o prestamos ayuda para la mejora de la alimentación y rendimiento escolar de los niños del Plan 3.000. Debemos ir más allá. Queremos hacer notar que su trayectoria y obra misionera encajan en los fines y esencia de este galardón internacional. 


Considerando que su labor humanitaria ha cumplido de manera transversal con la mayor parte de los mismos, siendo una oportunidad para que esta solidaridad y valores humanitarios forjados en toda su historia sigan siendo un referente que alumbre desde nuestra memoria a las nuevas generaciones como ejemplo del necesario rigor y compromiso que debe ser consustancial en los seres humanos.