La gran fiesta del teatro se vuelve sentir en las calles de Valladolid

La gran fiesta del teatro se vuelve sentir en las calles de Valladolid

El TAC recupera la calle en su 22ª edición que se celebrará del 7 al 11 de julio con más de un centenar de representaciones
|

“La ciudad empieza a recuperarse, a recobrar el pulso con eventos que hacen grande a Valladolid con el fin de mantener el empleo y la actividad. Empezamos a ver la luz. El Teatro de Calle se celebrará en un formato mucho más reconocible este año”, ha asegurado la concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo.


Todo en la presentación de la 22ª edición de un evento que llena las calles de la ciudad del Pisuerga de alegría y representaciones de alto nivel tanto local, como nacional como también internacional.


Redondo ha añadido que “intentarán recuperar la calle” y que el festival de este año “se centra en espacios abiertos y singulares de la ciudad”, eso sí, con “control de aforo”. El objetivo para esta edición pasa por “recuperar el contacto entre los ciudadanos y las compañías” que lo “convierten en un evento singular en la ciudad”.


Fechas y espectáculos


El Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid reunirá, del 7 al 11 de julio a un total de 37 compañías con 38 espectáculos diferentes repartidos en 22 espacios de la ciudad.


La Plaza Mayor albergará espectáculos de gran formato a los que se suman propuestas más intimistas para configurar un programa variado en el que prima la calidad.


Serán un total de 123 representaciones (más dos instalaciones inmersivas que funcionarán de forma ininterrumpida). De las 37 compañías anteriormente citadas, seis son extranjeras, y de los 38 espectáculos, diez de ellos son estrenos. Todo en cinco días en los que las calles de Valladolid serán escenario de una amplia oferta cultural y artística.


La programación la integran propuestas variadas en disciplinas (teatro, danza, música, circo, performance, itinerantes…) formatos y audiencias con un criterio abierto e integrador, donde confluyan la seguridad para evitar contagios por COVID-19, la alta calidad, la espectacularidad, la diversión y la crítica social, la estética, la poética y la revisión de ideas y discursos artísticos.


Espacios y homenaje a Eduardo Cuadrado


“Intentamos volver al origen centrándonos en la calle, aunque sin renunciar a la sala. El aforo estará limitado y va a haber una app para poder adquirir las entradas”, ha señalado Juan Herrero, responsable de programas de la Fundación Municipal de Cultura.


Los espacios con aforos más amplios serán el Patio de la Hospedería de San Benito, con capacidad para 579 espectadores, la Plaza Mayor, con un espacio acotado para 300 personas, los escenarios de la Acera Recoletos y del patio del IES Núñez de Arce (225 localidades) y la Cúpula del Milenio (200).


Además, para otros espectáculos más intimistas se utilizarán la Casa del Río del Museo de la Ciencia, el monumental Colegio de San Gregorio, el Museo Patio Herreriano o la Plaza de Poniente.


El festival rendirá homenaje al escultor, artista visual y plástico, Eduardo Cuadrado, fallecido el pasado mes de enero, que deja una fructífera obra en la ciudad, de la que destaca El Comediante, instalada en la plaza Martí y Monsó y cuyas réplicas en miniatura son los premios que concede el TAC cada año, en esta edición un total de cinco al incorporarse el premio del público. Los espectadores podrán vota a su obra favorita a través de la app.


Entradas


La distribución de las entradas comenzará a partir de las 18.00 horas del 1 de julio, con un coste de 1,5 euros por localidad, en concepto de gastos de gestión, a través de la web del festival: tacva.org y de la aplicación móvil  que estará disponible también desde esta fecha tanto para dispositivos Android como iOS.


Además se habilitará una taquilla en la Casa Revilla para quines no dispongan de acceso a Internet.