Podemos presenta alegaciones al bando municipal de carga y descarga

Podemos presenta alegaciones al bando municipal de carga y descarga

Recalca que la instalación de las terrazas debe realizarse cuando finalicen la carga y descarga
|

La concejala de Podemos en el Ayuntamiento de Salamanca, Carmen Díez, ha presentado varias alegaciones al futuro bando que regulará la carga y la descarga en la ciudad y que entrará en vigor el próximo 1 de julio.

En relación a la carga y descarga a través de un bando, la edil señala que no se considera el sistema más adecuado, sí el más rápido. Se propone que se regule mediante una Ordenanza municipal que asegura una mayor difusión y participación, seguridad jurídica y un sistema de penalización ante los incumplimientos


Respecto a la conveniencia de consultar a la Comisión Territorial de Patromonio Cultural de la Juinta, la edil indica que alguns de las propuestas para la carga y descarga se realizan en espacios BIC siendo necesario, antes de su puesta en marcha, consultar con la Comisión Territorial del Patrimonio Cultural de la JCyL. Igualmente respecto a la señalización en estos lugares. 


Carmen Díez indica también que "seecha en falta mencionar dos calles emblemáticas de la ciudad pues su nombre no está en ninguna de las relaciones de la zona A ni B". La calle Libreros y la calle Meléndez Se propone que la calle Libreros se encuadre en la zona A, es decir, que se prohíba la circulación por todo su recorrido. Se propone que el régimen de la calle Meléndez sea el mismo que la calle la Rúa, por proximidad e idiosincrasia. Es decir que se le aplique el régimen de la zona B. Carga y descarga en las calles Concejo y Plaza de la Libertad: Según el proyecto se plantea que estas operaciones se realicen desde la calle Espoz y Mina, sin acceder a las vías citadas. "Nuestra propuesta es que se realice desde la calle Iscar Peira aprovechando los aparcamientos ya habilitados para estas operaciones"


También estima Podemos que los sentidos obligatorios, únicos y el estacionamiento en el lado derecho son un acierto y van a mejorar notablemente la seguridad de los peatones, la de los trabajadores y la imagen de la zona urbana. Así mismo, es un acierto el que los vehículos estacionen al lado derecho, en el sentido de la marcha a excepción de la Plaza Mayor. Esta medida se debe incluir también en la Zona C del Área Primera ya que en el texto facilitado no se especifica nada. Se echa también en falta que se especifique para las zonas peatonales del Área Segunda. Se debe prohibir también dar marcha atrás, aunque sea una distancia pequeña. El acceso a la Rúa por la calle Jesús no es necesario ya que está muy próxima la calle Palominos por la que se puede hacer la operación sin mayores problemas. La calle Jesús es muy estrecha y se encuentra en curva. No se ve bien a los peatones. Otro acceso controvertido es el de la calle Especias. Se trata de una calle muy estrecha y también en curva. Pueden estudiarse otras soluciones para llegar a la plaza del Liceo y salir de la plaza de los Bandos, sin que necesariamente tengan que estar relacionadas una plaza con otra.


Además, Podemos entiende que ña idea de mantener zonas con horario más amplio para realizar tareas de carga y descarga de carácter menor es buena. "Nuestra propuesta es que existan por toda la ciudad zonas de uso exclusivo para la carga y descarga, considerando que la solución idónea para su instalación es utilizar plazas de aparcamiento de vehículos particulares existentes y compatibilizar este uso con el de zona azul. De forma que en el horario propuesto fueran islas y fuera de ese horario pudieran ser usadas para aparcamiento de vehículos. Esto nos lleva a una ubicación fuera de las zonas peatonales, aunque sin mayor esfuerzo pueden instalarse en las zonas más próximas a éstas". Por ejemplo, en lugar de fijar una isla en las Úrsulas, establecerla en la calle Crespo Rascón, lugar muy próximo y con plazas de aparcamiento. Respecto a los emplazamientos de la propuesta: NO nos parecen los más adecuados ya que se sitúan en Plazas y calles peatonales, algunas de ellas lugares histórico-artísticos como la zona de las Úrsulas, la Plaza de los Bandos, de San Marcos, de San Benito, Santa Eulalia o las calles Bordadores, Jesús o Pan y Carbón.


Por otro lado, se definen como “espacios reservados en los que se podrá estacionar los vehículos destinados al transporte de mercancías y mixtos, aunque no se realicen operaciones de carga y descarga durante un período máximo de dos horas” La actual redacción, indica la edil, nos lleva a considerar algo que hoy en día no se autoriza. Y es que un vehículo que no está realizando ninguna operación esté estacionado en zonas peatonales del centro de la ciudad hasta dos horas. "No es admisible la propuesta. En primer lugar, porque para que un vehículo de carga y descarga se encuentre estacionado en una zona de “isla” tiene que justificarse con la realización de un servicio de carga y descarga en una calle o plaza a la que no se puede llegar con el vehículo por estar prohibido o encontrarse en un horario distinto a los autorizados. Y esa acción, debería contar con un tiempo máximo de ejecución que proponemos sea de 30 minutos. A partir de ese tiempo el vehículo sería multado y retirado".


Respecto a la presencia de vehículos denominados “Mixtos” o sea de transporte de mercancías y personas. En la propuesta del Ayuntamiento, hasta que aparece esta figura de vehículo “mixto”, todas las medidas estaban encaminadas a la carga y descarga de mercancías. De hecho en la introducción del documento se habla de regular la carga y descarga de mercancías en exclusiva. Introducir sin preámbulo la carga y descarga de personas, en una ciudad como Salamanca, cuyo centro histórico dispone de muchas plazas turísticas es abrir una peligrosa espoleta. ¿Vamos a hacer que nuestros turistas lleguen en coche hasta el mismo establecimiento hotelero con su maleta? Otras ciudades ya tienen solucionado esto: el turista recorre a pie la distancia entre el aparcamiento más cercano a su medio de transporte (autobús o vehículo particular) y su establecimiento hotelero. 


Además, Podemos entiende que el horario de instalación de las terrazas ha de ser consecutivo a la finalización del horario de la carga y descarga en las calles peatonales. Las terrazas no pueden estar extendidas ni apiladas en las citadas calles en el horario de reparto. En caso contrario se organiza mucha actividad en las zonas que además, y eso no es posible evitarlo, son transitadas por turistas y sobre todo salmantinos que se desplazan. Algunas zonas como la plaza del Corrillo, por donde está previsto que entren vehículos a la Plaza Mayor y con un estrechamiento de calle, son peligrosas con terraza puesta. 


En materia de velocidad, entre las medidas que se proponen "nada se dice respecto a esto y entendemos que es conveniente hacerlo. En las zonas peatonales el máximo de velocidad para los vehículos es de 20Kms/hora si bien hay que tener en cuenta que la prioridad es del peatón. Por ello es necesario que aparte de la velocidad que no se debe sobrepasar, los vehículos circulen al paso de los peatones. En ausencia de éstos es también conveniente que se respete la velocidad por muchas razones: la posibilidad de encontrar peatones en cualquier momento, el mayor desgaste del suelo monumental, el ruido que origina una velocidad alta y por cuestión de seguridad". Todos los vehículos deberán respetar en su circulación una distancia mínima de 2 metros con respecto a las fachadas. Para rebasar o cruzarse con un peatón, se debe dejar una distancia mínima de 1 metro y medio. Cuando circulen detrás de los peatones, los vehículos de transporte han de dejar siempre una distancia mínima de 2 metros (que garantiza una distancia de frenado a 5 km/h). En estos casos, lo lógico es que el peatón acabe cediendo el paso al vehículo, pero de no hacerlo deberá seguir tras él o adelantarlo manteniendo las distancias de seguridad antes indicadas y las velocidades establecidas. 


Finalmente, respecto a la señalización del paso de vehículos a garajes, se propone que esta circunstancia se dé a conocer a las comunidades de vecinos o vecinos particulares, pero no es necesario la señalización vertical por el impacto que tiene un exceso de señales en este tipo de calles. El efecto es el mismo y tiene más margen para el cambio en caso de necesidad.