Los vecinos de una localidad de Aliste, incomunicados desde hace dos semanas por una tormenta

Los vecinos de una localidad de Aliste, incomunicados desde hace dos semanas por una tormenta

El corte se produjo el 11 de junio y los vecinos de Ufones se quejan de que sus reclamaciones “caen en saco roto”
|

La localidad de Ufones, perteneciente al municipio zamorano de Rabanales, en la comarca de Aliste, denuncia que lleva cerca de “dos semanas ininterrumpidas” sin acceso a teléfono fijo.


El corte se produjo el pasado día 11 de junio, durante una de las fuertes tormentas registradas en esos días, que dejó también sin teléfono a parte de los vecinos de Rabanales. “Desde entonces, las llamadas al 1004 reclamando un pronto arreglo han caído en saco roto, pues ya es casi la tercera semana que no se dispone de servicio telefónico y no se espera una pronta recuperación”, según denunció la alcaldesa pedánea, Margarita López. “Es desesperante el sistema tan obtuso de las telefonías, que eliminan la ilusión de los que luchan por quedarse en el mundo rural y hacen imposible la esperanza de los que pretenden hacerlo”, añadió.


En este contexto, Margarita López aseguró que hay habitantes de Ufones que contabilizan una decena de llamadas diarias al servicio de atención al usuario. “Hay mucha gente mayor para la que el teléfono es su única comunicación y contacto con sus seres queridos o con los servicios de emergencia, en caso de necesitarlos”, recordó.


El alcalde de Rabanales, Santiago Moral, denunció también el “abandono completo de u gobierno y un sistema de telecomunicaciones al que no le importa Aliste ni el mundo rural en absoluto” y apostilló: “Ya lo vimos con el reparto de fondos para instalación de fibra óptica y lo estamos viendo con las reclamaciones a las empresas responsables como Movistar que, al no ser rentable, no pierden el tiempo en la España despoblada”.

Por último, el alcalde de Rabanales recalcó que, durante estos días sin teléfono, “no ha ocurrido ninguna emergencia en la localidad” pero advirtió de que, “si ocurriera, el hecho se multiplicaría al no tener forma de comunicarse”.