Castilla y León prepara una estrategia de economía circular y una ley de cambio climático para un medio rural "eficiente"

Castilla y León prepara una estrategia de economía circular y una ley de cambio climático para un medio rural "eficiente"

Suárez-Quiñones insiste en que hay que “promover la ambientalización de nuestra agricultura, pero sin perder su competitividad”
|

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha participado esta mañana en un coloquio telemático organizado por Executive Fórum, donde ha esbozado la contribución de Castilla y León a la sostenibilidad, en una comunidad cuya riqueza natural posibilita hacer un uso eficiente y razonable de los mismos en beneficio del mundo rural, respecto lo cual ha informado que la Junta está desarrollando para esta legislatura una estrategia de economía circular y una ley de cambio climático y transformación energética.


En su intervención, el consejero de Fomento y Medio Ambiente se ha referido al importante patrimonio natural de Castilla y León, que “presenta unas condiciones sobresalientes en materia de recursos materiales y biodiversidad”, por lo que “estamos especialmente obligados a desarrollar una línea de acción para la conservación y la preservación de toda esta riqueza natural, pero también para su aprovechamiento en clave de sostenibilidad, como clave de futuro de nuestra economía y de nuestra forma de vida”.


Con respecto a los retos que afronta la Comunidad Autónoma en materia de medio ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha mencionado dos fundamentales: el cambio climático y la despoblación. En relación al primero, ha manifestado su preocupación ante factores como el incremento de las temperaturas, la pérdida de pluviosidad y de la humedad, o el estrés hídrico de la vegetación “que nos hace más vulnerables frente a incendios y ataca la biodiversidad”. En referencia a la despoblación, ha admitido que la merma de las labores tradicionales “empobrece y simplifica los ecosistemas”. En esta línea ha añadido que “tenemos que gestionar también las nuevas actividades económicas de forma ordenada y compatible con la conservación de nuestra riqueza natural, minimizando los impactos negativos”, por lo que “hay que promover esas actividades económicas en el marco de la sostenibilidad”.


Por esta razón el consejero ha destacado que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia supone una apuesta y una gran oportunidad que “resume muy bien” la situación castellanoyleonesa de transformación hacia una economía verde, digital e inclusiva, fomentando la cohesión social y territorial. “Francamente son objetivos que coinciden plenamente con los objetivos de gobierno de la Junta de Castilla y León”.


Asimismo, Suárez-Quiñones ha reflexionado acerca de la necesidad de “conservar, pero aprovechado los recursos y, por tanto, manteniendo la actividad económica y el empleo de forma perdurable y sostenible”.  En este sentido se ha referido a Castilla y León como un referente en la gestión del patrimonio natural y ha asegurado que “tenemos la vocación de seguir siéndolo” en un contexto nacional y europeo. Según ha explicado, el modelo de sostenibilidad territorial se basa en el uso perdurable y equilibrado del espacio natural, la calidad, la certificación, la innovación y el diálogo con los distintos entes y sectores que fundamentan esta gestión. De este modo, la transversalidad de la sostenibilidad, presente en todas las políticas autonómicas, es clave para Castilla y León, por lo que el consejero de Fomento y Medio Ambiente ha anunciado que en esta legislatura se están preparando dos “instrumentos muy importantes”: una estrategia de economía circular y una ley de cambio climático y transformación energética.


“Conservar, pero aprovechando; aprovechar, pero conservando”, ha indicado Juan Carlos Suárez-Quiñones como intención de la región de cara a hacer “uso eficiente y razonable, en términos de bioeconomía circular” de los recursos naturales. En este contexto se ha referido al gran reto que afronta la agricultura para consolidar un modelo de actividad agraria sostenible, por lo que resulta clave “promover la ambientalización de nuestra agricultura, pero sin perder su competitividad”. En la misma línea ha destacado el peso de la industria agroalimentaria para Castilla y León en términos de empleo, productividad, número de empresas y volumen de negocio, por lo que es necesario impulsar una agroindustria sostenible.


Finalmente, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha insistido en “la necesidad de mantener una acción política firme y decidida para mantener la contribución de Castilla y León a la sostenibilidad y a la actividad económica”. A su juicio, estas políticas deben enmarcarse en las estrategias europeas y nacionales, por lo que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “tiene que ser una oportunidad”. Por esta razón, el consejero ha reclamado que el Gobierno central sea más concreto y permita una colaboración mayor de las comunidades autónomas.