El Ayuntamiento de Valladolid sancionará desde la segunda mitad de 2023 a los vehículos sin etiqueta que accedan a la almendra central

El Ayuntamiento de Valladolid sancionará desde la segunda mitad de 2023 a los vehículos sin etiqueta que accedan a la almendra central

|

El Plan de Calidad del Aire de la ciudad de Valladolid ya cuenta con un primer documento para reducir las emisiones atmosféricas y así mejorar la salud y el bienestar de la sociedad.  Un Plan que consolida, de manera estructural, las políticas de calidad del aire que el Ayuntamiento lleva impulsando desde 2015. El borrador –presentado por el alcalde, Óscar Puente, y la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez – responde a una realidad: la contaminación atmosférica es uno de los principales problemas medioambientales asociados a las aglomeraciones urbanas, a las que es necesario hacer frente debido a su incidencia directa en las personas y en el medio ambiente.   


“Se trata de una serie de compromisos ya sellados en el acuerdo de gobierno y a los que, desde luego, deseamos sumar al resto de la Corporación y a la sociedad civil vallisoletana. Ya que no olvidemos que tanto la legislación europea como estatal nos indican el camino a seguir” ha explicado la concejala.


En este sentido, Valladolid es una ciudad comprometida con la calidad del aire que respiran sus vecinos y vecinas, lo que la ha llevado a ser reconocida en diversos ámbitos por esta circunstancia, como ha ocurrido con el galardón que hemos recibido de manos de The Climate Reality Proyect, la organización presidida por Al Gore. Así lo ha recordado el alcalde, Óscar Puente: “Y creo que es de justicia poner en valor los importantes esfuerzos que hemos realizado en los últimos años para abordar el problema de la emisión de contaminantes a la atmósfera, porque la mejora de la calidad del aire constituye una línea fundamental en la política ambiental del Ayuntamiento de Valladolid”.


Valladolid dispone de una Red de Control de la Contaminación Atmosférica, que cumple con la obligación de realizar la vigilancia y el seguimiento de la calidad del aire en la ciudad. Esa Red, que ofrece datos que se pueden consultar en tiempo real, cuenta con cinco estaciones fijas a lo largo de la ciudad, y se ha complementado con un Laboratorio de Despliegue Rápido que se puede desplazar a las zonas no cubiertas por las estaciones fijas.


Asimismo, está en vigor, desde el 1 de febrero de 2017, el Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano en Valladolid, que desarrolla un protocolo de actuación defiendo tres situaciones dependiendo de los valores de diversos contaminantes con diferentes medidas a llevar a cabo dependiendo de la situación de contaminación. Y, además, se realizan informes anuales de calidad del aire.

Y en el Plan se contemplan medidas relativas a Movilidad, a la mejora de la información de la calidad del aire, a la formación y participación, a la actividad municipal, a la residencial y comercial, y a la industrial.


La concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, ha recordado que “el plan de emergencia de la contaminación ha sido activado en cuatro años en 67 ocasiones, en las cuales ha habido que tomar catorce medidas restrictivas debido a situación dos. Además, ha habido una caída en los niveles de contaminación por la pandemia, que nos ha servido como laboratorio urbano: no se ha activado el plan de emergencia en nivel 2 desde agosto de 2019, por lo que es evidente que a menos vehículo privado circulando, mejor es el aire que respiramos.”


El Plan de Acción ya en vigor se ha demostrado útil aunque insuficiente. “Solo sirve para actuar cuando el mal ya está hecho. Es como el tratamiento médico que te obliga a estar en cama y tomar medicinas. Es molesto, pero hay que hacerlo. Y la alternativa a esas molestias ocasionales es prevenir antes que curar”.

 

Contenido del plan


El Plan pretende ser una guía de acción, pero también se ha hecho un esfuerzo importante por analizar los distintos tipos de contaminantes y sus efectos para la salud, con un apartado específico sobre el ozono, contaminante secundario que afecta a las ciudades.


El Plan contempla además de la normativa de referencia, un diagnóstico con un inventario de emisiones y contempla medidas que pretenden mejorar la calidad del aire en nuestra ciudad, con objeto de llegar a cumplir con los valores recomendados por la OMS. Tiene también un capítulo específico de coordinación entre áreas.


Además, en el plan se desarrolla y se establece la Zona de Bajas Emisiones, conforme a las indicaciones recogidas en el Título IV relativo a la movilidad sin emisiones y transporte de la Ley de Cambio Climático, aprobada hace un mes, el 20 de mayo, que establece la necesidad de estas zonas en los municipios de más de 50.000 habitantes. “Hay que estar preparados y trabajar durante este mandato en este sentido. Más de 200 ciudades europeas ya las han puesto en marcha”, subraya María Sánchez, añadiendo que en nuestro país, Madrid y Barcelona ya las han puesto en marcha y Bilbao está trabajando en su configuración. “Esta acción permitirá un mejor aprovechamiento del espacio público para pasear y jugar, para la cultura o para el comercio”, añade la concejala.


La FEMP ha establecido una guía que concuerda con las actuaciones que ya venía realizado y planeando el Ayuntamiento de Valladolid.


Tras la aprobación del Plan y hasta que la ley entre en vigor en este precepto, se desplegará desde octubre sensores de medición de contaminación por la zona y solicitarán colaboración ciudadana a partir del 1 de enero de 2022, para que lo vehículos sin etiqueta dejen de circular por la almendra central. Éstos, pese a ser un 30% sobre el total de vehículos, constituyen el 50% de las emisiones contaminantes del tráfico rodado, según un estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).


Fechas clave:


- 1 enero 2022. Recomendación y petición de colaboración ciudadana para que no entren en almendra central vehículos sin etiqueta.

- Segundo trimestre 2023. Sanciones a los vehículos que incumplan.

- 1 enero 2025. No entrarán los vehículos sin etiqueta ni los de etiqueta B

- 1 enero 2030. No entrarán los vehículos sin etiqueta, ni los de etiqueta B, ni C. Solamente Eco y cero.


Web para consultar el distintivo ambiental de un vehículo introduciendo la matrícula:

https://sede.dgt.gob.es/es/vehiculos/distintivo-ambiental/



1 enero 2022. Recomendación y petición de colaboración ciudadana para que no entren en almendra central vehículos sin etiqueta.

- Segundo semestre 2023. Sanciones a los vehículos que incumplan.

- 1 enero 2025. No entrarán los vehículos sin etiqueta ni los de etiqueta B.

- 1 enero 2030. No entrarán los vehículos sin etiqueta, ni los de etiqueta B, ni C. Solamente Eco y cero.


De esta manera desde el 1 de enero de 2022 Valladolid estará preparándose para cumplir la legislación:


- Instalación de cámaras de vigilancia y mecanismos de acceso y control.

- Ordenanza para regular la zona, exenciones, mecanismos de entrada, sanciones y regulación de casos concretos como carga y descarga.

- Proyección de obras estructurales para conseguir espacios amables, recorridos paseables y campañas de fomento del comercio.


Exenciones


El borrador incluye para su debate: entrada libre para residentes, Policía, Bomberos, Protección Civil, AUVASA, Limpieza y Recogida de Residuos, otros autobuses, urgencias vía pública (agua, luz, internet.), servicios funerarios, vehículos SACyL , Grúas de rescate de vehículos. Visitantes empadronados, Hoteles, Urgencias/Consulta médica, talleres, mudanzas


Calendario a seguir para la aprobación:


- 2 de julio, viernes: resolución de aportaciones y presentación en la Agenda Local 21

- 7 de julio, miércoles: aprobación en Junta de Gobierno.

- 20 de julio, martes: aprobación en comisión.

- 27 de julio, martes: aprobación inicial del plan. En pleno.


Están previstos dos meses de exposición pública, hasta el 1 de octubre, aunque la obligación legal es de solo un mes, pero se quiere asegurar la participación ciudadana. Tras ello, la concejalía de Medio Ambiente mantendrá encuentros con asociaciones de comercio, hostelería, entidades ciudadanas y alegantes.

La previsión es que la aprobación definitiva tenga lugar antes de finalizar el año, aproximadamente en noviembre.


María Sánchez: “Valladolid se prepara para cumplir la legislación, no nos engañemos, quien mire para otro lado llegará tarde y mal. Nos jugamos cuidar y proteger la salud de los vecinos y vecinas de Valladolid.


Valladolid tras la aprobación de este plan tendrá dos años por delante para realizar los informes, memorias y ordenanza que requiere un plan de estas características. Prácticamente todas las áreas del Ayuntamiento están implicadas en el desarrollo del mismo, a través del planeamiento urbanístico, la vivienda, el ámbito comercial, el espacio público y la salud. Por tanto, estamos ante un plan de ciudad, que se alinea con el marco estratégico de la Agenda 2030 en redacción.”