Nuevo enfoque terapéutico contra la Covid-19

Nuevo enfoque terapéutico contra la Covid-19

|

Un nuevo enfoque terapéutico centrado en reparar el daño celular, en lugar de combatir directamente el virus, es eficaz contra el SARS-CoV-2 en modelos de laboratorio, según un estudio de los científicos de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, publicado en la revista 'PLOS Pathogens'.


Además, la combinación de dos fármacos reduce la propagación de la infección por el SARS-CoV-2 en las células hasta en un 99,5%. Si se comprueba que es seguro para el uso humano, este tratamiento antiviral haría más leves los síntomas del COVID-19 y aceleraría los tiempos de recuperación.


Cuando una persona se infecta con el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, éste invade sus células y las utiliza para replicarse, lo que pone a las células en tensión. Los enfoques actuales para tratar la infección se dirigen al propio virus con fármacos antivirales. Sin embargo, los científicos de la Universidad de Cambridge, han cambiado el enfoque para centrarse en la respuesta celular del cuerpo al virus.


En el nuevo estudio descubrieron que las tres ramas de una vía de señalización triple denominada "respuesta a las proteínas desdobladas" (UPR, por sus siglas en inglés) se activan en las células cultivadas en laboratorio infectadas por el SARS-CoV-2.


También se comprobó que la inhibición de la UPR para restablecer el funcionamiento normal de las células mediante el uso de fármacos reduce significativamente la replicación del virus.


"El virus causante de la COVID-19 activa una respuesta en nuestras células -llamada UPR- que le permite replicarse", explica la doctora Nerea Irigoyen, del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge, autora principal del informe.


"Mediante el uso de fármacos, pudimos revertir la activación de esta vía celular específica, lo que redujo notablemente la producción del virus dentro de las células casi por completo, lo que significa que la infección no pudo propagarse a otras células --prosigue--. Esto tiene un interesante potencial como estrategia antiviral contra el SARS-CoV-2".


El tratamiento con un fármaco dirigido a una de las vías de la UPR tuvo cierto efecto en la reducción de la replicación del virus. Pero el tratamiento con dos fármacos juntos --llamados Ceapin-A7 y KIRA8-- para atacar simultáneamente dos puntas de la vía redujo la producción de virus en las células en un 99,5%. Este es el primer estudio que demuestra que la combinación de dos fármacos tiene un efecto mucho mayor sobre la replicación del virus en las células que un solo fármaco.


Este método no impediría que una persona se infectara con el coronavirus, pero los científicos afirman que los síntomas serían mucho más leves y el tiempo de recuperación más rápido.


Los medicamentos antivirales que se utilizan actualmente para tratar el COVID-19, como el remdesivir, se dirigen a la replicación del propio virus. Pero si el virus desarrolla resistencia a estos fármacos, dejarán de funcionar. En cambio, el nuevo tratamiento se dirige a la respuesta de las células infectadas; esto no cambiará aunque aparezcan nuevas variantes, porque el virus necesita esta respuesta celular para replicarse.


El siguiente paso es probar el tratamiento en modelos de ratón. Los científicos también quieren ver si funciona contra otros virus y enfermedades como la fibrosis pulmonar y los trastornos neurológicos que también activan la respuesta de la UPR en las células.


\"Esperamos que este descubrimiento permita desarrollar un fármaco antiviral de amplio espectro, eficaz en el tratamiento de las infecciones por otros virus, además del SARS-CoV-2. Ya hemos descubierto que también tiene efecto sobre el virus del Zika. Tiene el potencial de tener un gran impacto\", resalta Irigoyen.