Ana Suárez niega “rotundamente” su marcha al PP
La teniente de alcalde, Ana Suárez, de Ciudadanos

Ana Suárez niega “rotundamente” su marcha al PP

La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca defiende la “agilidad” y la “anticipación” de su formación en la gestión de la pandemia
|

La líder de Ciudadanos en Salamanca, Ana Suárez, negó “rotundamente” este viernes que tenga intención alguna de engrosar las filas del Partido Popular en futuras elecciones, a pesar de la “real y sincera fusión” que, en su opinión, existe en el equipo de Gobierno que comparte en coalición con los ‘populares’ en el Ayuntamiento, donde ejerce como primera teniente de alcalde. Es más, Suárez considera que su partido “está renaciendo”, precisamente, gracias al municipalismo.


Durante una comparecencia en su sede de la capital del Tormes “dedicada a todos los que piensan que estamos enterrados y que nos hemos pasado al PP”, Ana Suárez quiso destacar la “capacidad de trabajo y el nivel de implicación” de su grupo, algo que no les hace “diferentes” otro partidos, como sí el “haber sabido ser ágiles” y anticiparse a los problemas antes de que llegaran. En este punto recordó que cuando irrumpió la pandemia el Ayuntamiento de Salamanca activó el servicio de comida a domicilio para 788 menores que estaban adscritos a la beca comedor. “Cuando lo pidió la Junta, ya lo habíamos hecho. Estoy muy orgullosa. Es un ejemplo más de la agilidad y capacidad de anticipación que no es tan habitual en política”, valoró.


Suárez afirmó que en estos momentos en que se vislumbra la parte más crítica de la pandemia desde el punto de visto social y con´mico, en Ciudadanos seguirán trabajando en áreas como “la identificación de la prioridad en las solicitudes de ayuda de emergencia, la dificultad de las familias para acceder a un alquiler, la detección del riesgo de suicido, cuyas tasas se han incrementado y con las personas en situación de calle con trastorno mental”.


La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca afirmó que durante los primeros dos años de Legislatura, los suyos han abierto caminos y buscado soluciones “innovadoras y creativas”. “Y también hemos sido fuertes, porque nos hemos partido la cara con quien hiciera falta, incluidas personas de nuestro propio partido cuando han apostado por cosas que no benefician a los ciudadanos, sino más bien lo contrario”, en referencia a las baja que hubo en sus filas a mitad de mandato y a la que hubo antes de empezar a gobernar.


“Amenazamos con seguir y presentarnos dentro de dos años. Hay quien dice que estamos en horas bajas, pero nosotros creemos que estamos renaciendo gracias al municipalismo. Desde ahí llegará el renacimiento de Ciudadanos que muchos vemos y que muchos vamos a liderar si hace falta. Hay Ciudadanos para rato. No nos pasamos al PP. Ana Suárez no se pasa al PP. Hay gente que le gustaría que fuera más ambigua, peor no lo soy. No me voy al PP”, reiteró.


Defensa de los hosteleros


Por su parte, Fernando Castaño, concejal de Turismo en el Ayuntamiento de Salamanca y portavoz del Grupo Municipal, recordó que heredó “algo que funcionaba” en su Concejalía, pero no dudó en implementar nuevas medidas y, según sus cifras, batieron récords de rendimiento. “Llegó la pandemia y hubo que volver a empezar, a aprender a vivir con lo mínimo y a mantener con vida todos los sectores turísticos de la ciudad”, explicó.


“Mientras, con valentía, salía a hablar siempre pensaba que iba a ser mi última rueda de prensa, que me iban a pasar la guillotina. Pero había que hacerlo, nadie estaba diciendo la verdad y sabiendo anticiparse a lo que iba a ocurrir. Y los que sí, no lo decían porque pensaban que el castigo iba a ser grande”, manifestó en referencia a su defensa del sector hostelero. “Ahora se ha visto que tenía razón y por lo que antes se me criticaba, ahora se me halaga”, matizó.


Según Castaño, desde el Grupo Municipal de Ciudadanos intentarán que “Salamanca siga siendo el principal motor de Castilla y León, aumentando los extranjeros que visitan la ciudad. “Trabajaremos para que, cuando llegue lo peor para nuestro sector, sea lo mejor posible para nosotros”. Una labora que aspira a seguir desarrollando en las filas de Ciudadanos como Ana Suárez. “También les diría que yo no me voy al PP, pero es que a mí el PP no me quiere porque soy una persona incómoda. Y soy de centro desde que tenía cuatro años y el entonces presidente del Gobierno iba a mi casa a ver a mi abuelo Ernesto Castaño y a pedirle consejo para la Transición. Ya no es que no me quieran, estoy aquí por convicción propia”, sentenció.