Casi 2.500 firmas en contra del proyecto minero Valtreixal en Calabor

Casi 2.500 firmas en contra del proyecto minero Valtreixal en Calabor

|

La Plataforma contra el proyecto minero Calabor informa de la entrega en el Ayuntamiento de Pedralba de la Pradería de 670 firmas en papel contra el proyecto minero Valtreixal en Calabor, además de otras 1800 recogidas a través de la plataforma Change.org. 


Desde la plataforma llevaban varias semanas realizando esta recogida de firmas, y ahora se muestran "muy contentos" de los resultados obtenidos. Además de las firmas, se han recogido propuestas alternativas a este proyecto minero, que consideran "muy importantes" para el futuro de la zona. La plataforma ha solicitado una reunión con el Ayuntamiento para recabar más información. 


Resumen del proyecto minero Valtreixal 


La empresa española Valtreixal, S.L. (filial de la multinacional canadiense Almonty) pretende poner en marcha un proyecto minero para extraer wolframio y estaño, al aire libre, cerca de la localidad sanabresa de Calabor, a tan solo 5 kilómetros de la frontera con Portugal. 


De llevarse a cabo, esta mina a cielo abierto ocupará una superficie de unas 250 hectáreas, pero el área de concesión es 10 veces mayor, lo que allana el camino para posibles expansiones a la exploración y puesta en marcha de futuras explotaciones mineras. 


El proyecto también prevé una nueva línea de alta tensión de más de 10 kilómetros, modificar la carretera ZA-925 (Puebla de Sanabria-Calabor) para crear una vía de acceso, enterrar los residuos peligrosos en el sitio y dejar millones de metros cúbicos de residuos al aire libre. La operación del proyecto prevé el uso de millones de kilogramos de dinamita y el paso de más de 30 vehículos pesados diarios, además del ruido del tratamiento del mineral. Por otro lado, se espera que funcione por un período mínimo de 19 años. 


"No hace falta decir que un proyecto de este tipo tendrá inevitablemente graves Plataforma contra el proyecto minero Calabo consecuencias sobre el medio ambiente, la calidad de vida de las personas, la reputación e imagen del territorio como región de alto interés natural y, por supuesto, el potencial económico del turismo de naturaleza y de productos endógenos de calidad", recuerda la plataforma en un comunicado. 


Y enumeran las principales consecuencias directas e inmediatas serán: 


  • Degradación de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, afectando negativamente al Río Calabor, que entra en Portugal con el nombre de Río Sabor. 
  • Deterioro sustancial de la calidad del aire debido al aumento significativo de las emisiones de polvo, CO2 y otros gases. 
  • Destrucción del paisaje local y circundante (debido a la excavación abierta y la acumulación de polvo y escombros en un área mucho más allá de la corta de la mina). 
  • Aumento de la contaminación acústica debido a la circulación de maquinaria pesada y las explosiones generadas por la mina, que serán audibles a largas distancias. 
  • Impacto significativo en los territorios y corredores para la circulación de la fauna, a saber: el lobo ibérico, el ciervo, el corzo, pero también en el resto de la fauna, con énfasis en la acuática, que depende directamente de la calidad del agua. 
  • Impacto significativo en la flora silvestre, debido a la destrucción directa del terreno y la acumulación de polvo. Es importante recordar que el patrimonio natural es la principal tarjeta de presentación de Sanabria, de la que depende gran parte de nuestra actividad económica, y que este proyecto se ubica en: o Zona clasificada como Red Natura2000. o Entre el Parque Natural del Lago de Sanabria y Sierras Segundera y de Porto y el Parque Natural de Montesinho en Portugal. o En el territorio de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica. 
  • Hay que añadir que esta propuesta de proyecto carece de rigor y no salvaguarda los intereses de los agentes económicos existentes: o El Estudio de Impacto Ambiental que fue objeto de consulta pública contiene numerosos errores graves e inexactitudes. o Históricamente, este tipo de proyectos ha dejado sin resolver pasivos ambientales muy graves.