El nacimiento de la Escuela de Deporte Inclusivo en Zamora

El nacimiento de la Escuela de Deporte Inclusivo en Zamora

El Ayuntamiento y la Fundación Eusebio Sacristán firman un convenio para su creación y cuyo proyecto social, busca usar el deporte y la actividad física y el ocio saludables como herramientas para la inclusión de todos en un mismo equipo
|

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, y el director de la Fundación Eusebio Sacristán, Pedro Pablo Crespo, han firmado esta mañana el convenio de colaboración entre ambas entidades para que la escuela pueda arrancar en septiembre, acompañados por la concejala de Servicios Sociales, el gerente de Aquona, Nicolás Esmorís, como patrocinador del proyecto, y los veteranos del Zamora CF.  


El equipo zamorano de la Escuela de Deporte Inclusivo de Castilla y León, -que cuenta con diez sedes en total, en cada capital de provincia menos Valladolid y Ávila además de en Miranda de Ebro, Arévalo y Medina del Campo-, arrancará en septiembre con los niños y niñas que se inscriban desde ya mismo hasta completar las 60 plazas. La inscripción se puede hacer bien de forma individual y online en www.fundacioneusebiosacristan.es o bien a través de los CEAS de la Concejalía de Servicios Sociales.


Para la concejala de Servicios Sociales se trata de "una oportunidad de favorecer la inclusión de niñas, niños y jóvenes con cualquier tipo de barrera física, económica, social o emocional a través del deporte, en este caso el fútbol, entendiendo el deporte no como una competición, sino como un juego". Según Inmaculada Lucas el juego en cualquiera de sus variantes es fundamental para desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas; ya que jugar "mejora la capacidad de aprender a relacionarse con los demás, de socializar, se desarrollan habilidades socioemocionales entre iguales, fomenta la convivencia y ayuda a adquirir destrezas, estamos entendiendo el juego como una herramienta cuyo objetivo es la inclusión social y el desarrollo personal del menor".


El director de la Fundación Eusebio Sacristán agradeció la colaboración del Ayuntamiento, de Aquona y de los veteranos del Zamora C.F. en la puesta en marcha de este proyecto que es, en definitiva, "una herramienta de inclusión para que no quede ningún niño sin poder practicar deporte, y contribuir de esa manera también a su desarrollo personal".


Nicolás Esmoris considera además que esta Escuela es un complemento importante a las Becas Deportivas Solidarias que ya tiene implantadas Aquona en la ciudad, "para que el trabajo en equipo, el esfuerzo, la superación y el talento no se puedan perder por culpa de una diversidad funcional".


La escuela está dirigida por Juan Carlos Rodríguez, ex jugador del FC Barcelona con quien fue Campeón de Europa, y es una réplica de la escuela que la Fundación ya desarrolla con éxito desde el año 2017 en Valladolid y por la que ya han pasado más de600 participantes. A Juan Carlos le ayudan monitores de la Fundación Eusebio Sacristán, todos titulados en Educación Física, como entrenadores nacionales o como monitores de Ocio y Tiempo Libre, y voluntarios de la entidad, así como veteranos del Zamora CF.

Los entrenamientos serán los lunes, de 17 a 18 horas para los niños y niñas de 5 a 9años y de 18 a 19 horas para los de 10 a 14, en la instalación anexo Ruta de la Plata.  


El objetivo del proyecto, de las fundaciones que los desarrollan -la Fundación Eusebio Sacristán y la Fundación de Castilla y León-, y del propio Ayuntamiento de Zamora, es favorecer la participación de todos los niños y niñas que quieran disfrutar de la actividad física independientemente de sus capacidades y con todas las medidas de seguridad de obligado cumplimiento en tiempo de Covid 19. Todos ellos forman un grupo dentro del gran equipo de Castilla y León, que es un verdadero espacio de inclusión en el que todos los jugadores pondrán al servicio de equipo sus capacidades y habilidades, lasque sean. En este proyecto interesa el propio juego más que el resultado ya que la actividad física es una herramienta para fomentar la convivencia y la inclusión de los niños y niñas más vulnerables por sus capacidades físicas o intelectuales o por su entorno familiar y social.


Todo ello queda reflejado en el convenio de colaboración entre Ayuntamiento y Fundación, que han firmado esta mañana sus representantes, el alcalde Francisco Guarido y el director Pedro Pablo Crespo, por el que entidad local se compromete a apoyar la escuela con la cesión de instalaciones y la colaboración de los CEAS, con la ayuda de Aquona, que hace una aportación para hacer posible que la única cuota de la actividad, 40 € (que se devuelven en equipación y material deportivo para cada niño) no sea un inconveniente para muchas familias en situación de vulnerabilidad.


Sobre la Fundación Eusebio Sacristán


El exfutbolista y entrenador vallisoletano Eusebio Sacristán creó la fundación que lleva su nombre en el año 2003, tras retirarse del fútbol como jugador. La Fundación nació apoyada en la firme creencia de los patronos y especialmente de Eusebio del poder del deporte y de las actividades saludables de ocio y tiempo libre como herramientas de transformación social que hacen posible la inclusión de aquellas personas, sobre todo niños, en situación de vulnerabilidad social. La Fundación trabajó en 2019 para más de 20.000 personas con sus actividades en La Roca Multiaventura en Palencia, entre ellas 'English For All', una inmersión lingüística para todos en la que han participado más de 6.000 niños desde su primera edición hace seis años.


Además, la Fundación cuenta con una Escuela de deporte inclusivo, 'Fútbol para Todos', en Valladolid y con la colaboración de la concejalía de Servicios Sociales, con más de 250 jugadores, que ha sido el germen de la Escuela de Deporte Inclusivo de Castilla y León con sedes en diez localidades de la comunidad gracias al apoyo de la Fundación de Castilla y León y de los ayuntamientos. Otro de los grandes proyectos de la entidad son sus competiciones sociales, dos ligas amateur de fútbol 7 y una de baloncesto, en las que participan cada temporada un millar de personas. La crisis del Coronavirus ha paralizado gran parte de la actividad de la Fundación, pero esta sigue trabajando para poder dar servicio a medio plazo a todas las familias que se van a ver en situación vulnerable por las circunstancias.