La Junta despliega la Dependencia 5.0 con dispositivos como un andador que evita caídas y un inodoro que ayuda a levantarse

La Junta despliega la Dependencia 5.0 con dispositivos como un andador que evita caídas y un inodoro que ayuda a levantarse

|

La titular de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha visitado esta mañana en la capital charra el centro de día de la Asociación Salmantina de Esclerosis Múltiple (ASDEM), una entidad integrada en la Fundación Asprodes, referente en el apoyo integral a personas que padecen esta enfermedad, que son más de 2.500 en la Castilla y León (339 en la provincia de Salamanca).


Allí ha comprobado los avances en el testeo, a modo de pilotaje, de algunos dispositivos tecnológicos de apoyo a los cuidados de larga duración, fruto de los procesos de investigación, desarrollo e innovación en los que Asprodes y el Centro Tecnológico Cartif están colaborando con la Junta. Ahora, el siguiente hito será su adquisición para trasladarlos al mercado y consolidar el sistema de atención a la Dependencia 5.0 en la Comunidad.


Tal y como ha indicado la consejera, Castilla y León defiende que la tecnología debe ser el motor de desarrollo, avance y modernización de los Servicios Sociales, lo que avala la firme apuesta del Gobierno de Mañueco por poner la innovación tecnológica al servicio de las personas mayores, con dependencia y con discapacidad, para fomentar su vida independiente, mejorar la calidad de la atención que reciben y, con ello, su bienestar.


“Ésta es la atención a la Dependencia 5.0 que estamos desplegando en el territorio autonómico. Un modelo innovador, que garantiza la protección de los más vulnerables; un sistema moderno, que mantiene nuestros Servicios Sociales a la vanguardia en España; una forma de enfocar los cuidados centrados en las personas, respetando su autonomía y favoreciendo que permanezcan en su hogar hasta el final de su vida si así lo quieren. Sentamos las bases para construir un futuro mejor para los ciudadanos de Castilla y León”, ha asegurado Isabel Blanco.


Una visita en la que la consejera ha estado acompañada por la presidenta de Asprodes, Inmaculada Lorenzo, y el director de la División de Soluciones Industriales y Digitales de Cartif, Fernando Gayubo, en la que se incluye el Área de Bienestar y Salud.


Los fondos europeos al servicio de la transformación tecnológica

Dos de los dispositivos que va a adquirir la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades para implementar su modelo de atención a la Dependencia 5.0 son el andador inteligente y el inodoro adaptado. 


A ello y a la compra de otras tecnologías similares destinará 5,4 millones de euros en los próximos dos años, una inversión que acometerá con los fondos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia 2021-2023 de la Unión Europea.


El Ejecutivo autonómico quiere aprovechar estos recursos europeos para acelerar la transformación tecnológica de sus Servicios Sociales, de manera que todas las inversiones que ejecute en modernizar infraestructuras, en innovar sobre procesos y equipamientos o en digitalizar trámites tendrán como finalidad prestar una atención más individualizada y cercana, a la carta de las personas más necesitadas, y universal en el amplio territorio autonómico.


De hecho, la Comunidad ha participado con anterioridad en multitud de proyectos europeos para mejorar los Servicios Sociales desde la innovación. Uno de ellos es el Procura, germen del andador inteligente y del inodoro adaptado.


El objetivo de esta iniciativa era impulsar la búsqueda de soluciones socio-sanitarias innovadoras para el envejecimiento activo y la vida independiente, a través de políticas de Compra Pública Innovadora (CPI). El papel de la Junta en el proyecto –como el de otros socios– era el ejercer de cliente para el lanzamiento de bienes o servicios innovadores, necesarios para optimizar los cuidados, que aún no estaban disponibles en el mercado.


De este proyecto nacieron los prototipos del andador inteligente –capaz de acercarse de forma autónoma a la posición del usuario para evitar caídas– y el inodoro adaptado –que ofrece ayudas técnicas a personas con dificultades de movilidad o equilibrio–.


Un andador que evita caídas y un inodoro que ayuda al usuario a levantarse

El primero de estos dispositivos ha sido desarrollado por Cartif –que ha aportado la tecnología y su experiencia en el desarrollo de robots asistenciales y sociales para la interacción con personas mayores o con movilidad reducida– y Asprodes –que se ha encargado de las pruebas y validaciones a partir de la experiencia real de su uso aplicada a personas mayores o con discapacidad física y psíquica–. La muestra de andador inteligente ha sido probada en laboratorios de Castilla y León (en concreto, en Intras, en Valladolid), Portugal y Francia, dando como resultado el desarrollo de tres prototipos precomerciales.


Entre las principales funcionalidades de esta herramienta se encuentran la de asistencia en marcha (evita que el usuario tenga que empujarlo o frenarlo); el control de la distancia con la persona (para sortear posibles caídas); la geolocalización (para conocer la ubicación del andador); la detección de obstáculos (para esquivar accidentes), o su ancho regulable (que aporta estabilidad).


Por su parte, el inodoro adaptado consiste en un sistema externo de apoyo para el wc, que se puede instalar en viviendas particulares sin necesidad de acometer obras, capaz de ayudar al usuario a levantarse una vez sentado, además de lavarle y secarle después de su uso.


Su desarrollo, en el marco del proyecto Procura, ha seguido un esquema similar al del andador inteligente. De este dispositivo también existen tres prototipos en fase precomercial.


Otros desarrollos para mejorar los cuidados en el domicilio

Otros ejemplos de desarrollos tecnológicos en la misma línea, que también está promoviendo la Junta, son las cabinas de ducha –que prestan apoyo en las tareas de higiene–; las camas asistidas –que ayudan a la persona a levantarse y acostarse–, o los dispositivos para la detección de fuego y humo, de gas y monóxido de carbono, de fuga de agua, de situaciones de riesgo y emergencia fuera del domicilio o para la dispensación controlada de medicación –que, junto a algunos de los anteriores, configuran el sistema de Teleasistencia Avanzada–.


Todos ellos evidencian la importancia de la innovación y el potencial de las tecnologías aplicadas a los Servicios Sociales. Se trata de aliados clave para afrontar retos como la prevención de la dependencia y la atención integral a las personas dependientes, en tanto pueden ofrecer nuevas soluciones y oportunidades que mejoren la calidad de vida de las personas dependientes y de sus familias y / o cuidadores.


De ahí el objetivo de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de incorporar estas herramientas a su mapa de recursos públicos, como instrumentos de apoyo a los cuidados de larga duración, fundamentalmente en el entorno domiciliario, a través de un sistema de préstamo a los usuarios que lo precisen.


En concreto, el departamento que dirige Isabel Blanco ha previsto la compra de 700 andadores inteligentes (interoperables con el modelo de Teleasistencia Avanzada) y otros tantas unidades del inodoro asistido; 600 cabinas de ducha portátiles (como solución de apoyo en tareas de higiene corporal completa para personas con problemas moderados o graves de movilidad) y 350 unidades de camas asistidas (como sistema de apoyo universal y adaptable, que permitirá el control del usuario con mando a distancia).


De este modo, con cargo a los nuevos fondos europeos, el Gobierno de Mañueco invertirá en los próximos dos años un total de 5,4 millones de euros en la adquisición de alta tecnología destinada al mundo de los cuidados, en la innovación de equipamientos que permitan nuevas formas de ofrecer atención y de optimizar los procesos asistenciales existentes y, en definitiva, de consolidar el sistema de atención a la Dependencia 5.0.