Un adhesivo a prueba de bacterias y virus con patente burgalesa

Un adhesivo a prueba de bacterias y virus con patente burgalesa

|

La empresa burgalesa Spuma Clean patenta con alcance internacional un adhesivo que evita la transmisión y propagación de microorganismos, virus y bacterias. Se trata de un papel adhesivo biodegradable y cero tóxico que minimiza la probabilidad de contagio por contacto con superficies.


Esta empresa lanza tres productos al mercado que minimizan el contagio de virus y bacterias al contacto con superficies. El funcionamiento es sencillo: cualquier superficie que pueda ser utilizada de forma manual por diferentes personas, es susceptible de ser protegida. Tan solo será necesario pegarlo como si de una cinta adhesiva normal se tratase protegiendo así la superficie y a las personas.


Desde barandillas de transporte público hasta botones de ascensores pasando por cajeros automáticos, pomos e interruptores. Cuenta con un barniz especial, cuya formulación con iones de plata (Ag+) ayuda a la no propagación de microorganismos, virus y bacterias, lo que provoca que la carga vírica disminuya de manera drástica. 


Además de la cinta adhesiva, permiten ampliar la protección y la seguridad de otras superficies. Por ejemplo, en el caso del spray es posible pulverizarlo en zonas de madera o metal en las que el adhesivo no se adapte bien asegurando así la no propagación de microorganismos, virus y bacterias. Dicho spray tiene un acabado transparente mate sedoso. En el caso del barniz antiviral, trabajamos con Tecnología Graphenstone Protection, que funciona del mismo modo que el adhesivo.


“Evitar la transmisión de virus, no solo del Covid, es uno de los retos a los que continúa enfrentándose la sociedad siglo tras siglo. Por esa razón decidimos patentar este producto revolucionario”, explica Rodrigo Miguel, responsable de Spuma Clean, que tiene una durabilidad de 200 lavados, está fabricado en España y sale al mercado con un precio de 40€.