​La ganadería extensiva de Castilla y León se manifiesta en Madrid para exigir al Ministerio que retire la inclusión del lobo como especie de protección especial
Manifestación en Madrid

​La ganadería extensiva de Castilla y León se manifiesta en Madrid para exigir al Ministerio que retire la inclusión del lobo como especie de protección especial

Piden la dimisión de la ministra por acabar con el consenso con la publicación del proyecto
|

Los ganaderos de extensivo de Castilla y León secundaron hoy la manifestación convocada en Madrid por la Plataforma que agrupa a más de treinta colectivos en defensa de la ganadería y de una correcta gestión de las crecientes poblaciones de lobo ibérico.


La protesta, bajo el lema “Y a los ganaderos ¿quién los protege?”, comenzó a las 12 horas enfrente del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, ante su decisión de incluir al lobo en el Listado de Especies Silvestres en régimen de Protección Especial (LESPRE).


Asaja en Castilla y León apoyó la movilización de la Plataforma en Defensa de la Gestión del Lobo “Convivencia Lobo – Ganader@ Viv@”, y lamentó el “empecinamiento” de la ministra Teresa Ribera en la prohibición total de la caza de este cánido, sin importarle los datos ni escuchar al sector ni al medio rural. “Quieren imponer su ideología urbanita y contentar a lobbies ecologistas”, denunciaron, para exigir la retirada del proyecto elaborado.


La Unión de Campesinos de Castilla y León acudió a la protesta y exigió al MITECO que “rectifique y consensue” con las comunidades autónomas y con todas las organizaciones agrarias la gestión del lobo. UCCL advirtió de que una sobreprotección al lobo supone un peligro para las ganaderías extensivas de la Comunidad, de la que viven en torno a 35.000 familias. Las perdidas de los ganaderos en Castilla y León se pueden estimar en más de cinco millones de euros todos los años y la Administración “solamente compensa el 20 por ciento de los daños”, denuncia. La opa advierte de que el lobo se encuentra en expansión y en Castilla y León en el año 2020 se registraron 4.500 ataques de lobos que causó a muerte a 6.000 cabezas de ganado.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) pidió la dimisión “inmediata” de la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ante la “callada” por respuesta a la petición de los ganaderos para que retire el proyecto de orden ministerial por el que se incluye al lobo en LESPRE.


La opa sentencia que la publicación del proyecto de orden liquida el marco de negociación abierto para buscar el consenso y la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico incumple de forma unilateral el compromiso de diálogo con el sector.


Por su parte, UPA aseguró que es una “una lástima” que ganaderos de toda España hayan acudido a Madrid a hacer escuchar su voz por un conflicto “que debería resolverse, y no enconarse”. Su secretario de Ganadería, Román Santalla, presente en la concentración, reclamó al Gobierno que ponga a la ganadería en el centro de la estrategia de gestión del lobo ibérico en España. “Ya somos víctimas de los ataques del lobo, no queremos serlo también de decisiones erróneas”, afirmó.


Mientras tanto, el secretario general de UPA Castilla y León, Aurelio González, argumentó que UPA ha abogado por una “convivencia razonable” entre la protección de este depredador –que según los estudios está en fase de expansión– y la protección de la ganadería, una actividad que sí está en peligro de extinción como indican las cifras del Ministerio de Agricultura. “No podemos ignorar los efectos de los ataques de lobos en el ganado extensivo, en las razas autóctonas, en vacas, ovejas, cabras, caballos y perros, y sus crías”, afirmó.