¿Qué pasa si te llaman para vacunarte mientras estás de vacaciones?

¿Qué pasa si te llaman para vacunarte mientras estás de vacaciones?

|

El Ministerio de Sanidad ha anunciado su disposición a que las vacunas puedan administrarse en el lugar de vacaciones, pero son muchas las dudas que persisten si te llaman para la vacunación mientras estás fuera de tu lugar de residencia durante el verano. 


Por ello, la Organización de Consumidores y Usuarios urge al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas para que aprovechen la próxima reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad para acordar una estrategia común de vacunación para los desplazados durante las vacaciones de verano, de modo que no tengan que interrumpirlas repentinamente o se vean obligados a demorarlas. "Una estrategia que se hace especialmente necesaria en un momento en que la vacunación está a punto de abrirse de forma generalizada a las personas menores de 50 años", asegura. 


Según la OCU, dicha estrategia podría articularse de varias formas, no necesariamente excluyentes, como por ejemplo la facultad de los ciudadanos para adaptar la cita para la vacunación en el lugar de residencia habitual a través de un sistema de autocita, de forma que puedan dejarla fijada antes de irse de vacaciones. También la posibilidad de recibir la vacuna en el lugar vacacional solicitándolo en el centro de salud de destino mediante la presentación de su tarjeta sanitaria y acreditando su estancia temporal (de la misma forma que se haría para recibir asistencia técnica en calidad de desplazado).


Medio millón de personas invisibles para el sistema nacional de salud

Al mismo tiempo, OCU insta al Consejo Interterritorial de Salud para que defina además ims estrategia común de vacunación para grupos especialmente expuestos al contagio por sus condiciones de hacinamiento y por la falta de control del sistema público de salud, como los inmigrantes sin regularizar, las personas sin hogar, los mayores reagrupados de familias que residen en España o los temporeros extranjeros. Alrededor de medio millón de personas, la mayor parte de ellas invisibles para el sistema nacional de salud, ya que carecen de tarjeta sanitaria.