La vivienda de Castilla y León resulta atractiva para los extranjeros, que disparan las compraventas un 16%

La vivienda de Castilla y León resulta atractiva para los extranjeros, que disparan las compraventas un 16%

|

J.A. / ICAL

La vivienda de Castilla y León resulta atractiva para los extranjeros, que dispararon las compraventas en el segundo trimestre de 2020 un 16,6 por ciento, hasta las 926, frente a la caída que se registró en el conjunto del país del 10,8 por ciento, hasta los 45.062. La Comunidad fue una de las siete en las que se produjeron aumentos en el final del año de la pandemia del COVID-19, según los últimos datos recopilados por el Consejo del Notariado.


El impacto de la crisis sanitaria sobre las operaciones inmobiliarias de ciudadanos extranjeros presenta enormes diferentes en el país. En cuatro autonomías el aumento fue superior a los dos dígitos: Extremadura (22,4 por ciento), Galicia (20,8 por ciento), Asturias (20,3 por ciento) y Castilla y León (16,6 por ciento), mientras por encima del cinco por ciento crecieron La Rioja (8,4 por ciento) y Aragón (8,3 por ciento). Además, Castilla-La-Mancha (3,7 por ciento) anotó el aumento más pequeño.


En cuanto a los descensos, por encima del 20 por ciento cayeron las operaciones en los archipiélagos de Baleares (-21,4 por ciento) y Canarias (-20,8 por ciento). Por encima del diez por ciento se redujeron las operaciones en Cantabria (-17,6 por ciento), Madrid (-16,5 por ciento) y Comunidad Valenciana (-15,3 por ciento). Por debajo del diez por ciento bajaron las operaciones en las restantes autonomías: Cataluña (-9,9 por ciento), País Vasco (menos nueve por ciento), Andalucía (-6,5 por ciento), Navarra (menos cuatro por ciento) y Murcia (-3,9 por ciento).


Sin embargo, el aumento de las compraventas de foráneos de Castilla y León se produjo en paralelo con un descenso de los precios, que alcanzó el 10,6 por ciento, la mayor caída del país, hasta los 642 euros el metro cuadrado. De media en España, el precio se situó en los 1.764 euros el metro cuadrado, un 2,1 por ciento menos, lo que supuso el primer semestre negativo en este indicado.


Precios

En cuanto a los precios por autonomía, la evolución fue, al igual que en el número de compraventas, distinta entre los territorios. Así, se produjeron subidas en cinco autonomías y caídas en las restantes once. El mayor aumento se produjo en el archipiélago balear (8,9 por ciento), seguido del País Vasco (5,6 por ciento); por debajo del cinco por ciento crecieron los precios en Canarias (4,2 por ciento), Galicia (uno por ciento) y Comunidad Valenciana (0,2 por ciento).


La mayor caída, y la única por encima del diez por ciento, se produjo en Castilla y León (-10,6 por ciento). Por encima del cinco por ciento descendieron los precios en Navarra, Cantabria, Aragón, Cataluña y Castilla-La-Mancha. Por debajo del cinco por ciento decrecieron en La Rioja, Andalucía, Murcia, Comunidad de Madrid, Extremadura y Asturias.


En la segunda mitad de 2020 los británicos volvieron a recuperar en España la primera posición como compradores (13 por ciento), seguidos de otros de fuera de la Unión Europea (12,3 por ciento), marroquíes (10,2 por ciento), franceses (8,8 por ciento) y alemanes (ocho por ciento).