La comisión municipal de Valladolid apoya la compra de Nevasa para una gestión pública de los servicios funerarios

La comisión municipal de Valladolid apoya la compra de Nevasa para una gestión pública de los servicios funerarios

|

El próximo acuerdo para que NEVASA sea una sociedad íntegramente municipal (hasta la fecha el Ayuntamiento de Valladolid tenía un 51% del accionariado y el 49% pertenecía a una empresa privada) se producirá en el Pleno. El pasado 17 de marzo el Ayuntamiento anunció que ejercía el “derecho de tanteo” para adquirir las acciones de Ferrovial, valoradas en 4,6 millones de euros.


Después de la comisión celebrada hoy, la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, tras agradecer el trabajo de los técnicos municipales, ha explicado que “en las hipótesis planteadas los beneficios esperados de la Sociedad Mercantil Local en los próximos veintidós años, y que repercutirían como ingreso en el Ayuntamiento de Valladolid, serían de 12.614.219,10 euros. Si no se ejerciera el derecho de adquisición preferente, los ingresos esperados serían de 6.624.581,51 euros.” En esta reunión se han estudiado los aspectos técnicos, sociales, jurídicos y financieros que avalan la decisión municipal.


Con la memoria aprobada hoy desde un punto de vista cuantitativo y analizados los modelos económicos se puede concluir que la gestión directa es la forma más eficiente de gestionar los servicios funerarios teniendo en cuenta los criterios de rentabilidad económica y recuperación de la inversión.


Desde un punto de vista cualitativo, se considera más eficiente la gestión directa desde la sociedad municipal dependiente del Ayuntamiento de Valladolid. Aunque en los modos de gestión indirecta se asegura también la prestación de los servicios públicos, haciendo realidad los principios de asequibilidad, igualdad, calidad y continuidad, mediante la dirección y control del concesionario o socio, no es menos cierto que se   debe garantizar una rentabilidad y mantenerla a lo largo de la vida del contrato. Este compromiso asumido frente al agente privado, condiciona la prestación del servicio. La administración no puede variar las condiciones, por mucho que cambien las circunstancias sociales o económicas del servicio público, sin tramitar la correspondiente modificación contractual, si ella fuera posible y garantizando el reequilibrio económico.


La gestión directa permite adoptar la decisión que mejor se adapta a los intereses generales sin estar condicionado por los compromisos asumidos frente al socio o concesionario. Dentro de las formas de gestión directa, la elección de la sociedad mercantil local, se basa en sus ventajas cualitativas respecto de la gestión por la propia Entidad Local, mediante Organismo autónomo local o entidad pública empresarial, siendo el resultado económico prácticamente equivalente. Además, la adquisición de las acciones de SITKOL, S.A. supone la mínima adaptación social, no alterando las relaciones jurídicas y contractuales actualmente en vigor, ni con proveedores, terceros ni con el personal de la sociedad. Tampoco es necesaria la modificación del reglamento de los servicios.


La situación de los 51 trabajadores permanecerá estable sin necesidad de subrogación o novación del contrato ya que la empresa seguirá siendo la misma. Se plantea también un volumen de inversión de 1.575.000 euros el próximo ejercicio y 7.589.216.97 en los próximos veintidós años. 

 

Se trabajará con trece indicadores de calidad. Y en el borrador de Estatutos se prevé un incremento de miembros en el Consejo de Administración, hasta llegar a la decena, para dar representación también a las Federaciones de Asociaciones Vecinales y al Comité de Empresa.


María Sánchez ha anunciado, además, que tras la aprobación inicial en el pleno habrá una exposición pública como establece el art. 86.1 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local.