Tres provincias de Castilla y León son las que tienen menos viviendas turísticas en España

Tres provincias de Castilla y León son las que tienen menos viviendas turísticas en España

|

Palencia y Soria son las dos provincias con menos viviendas turísticas en España y Zamora se sitúa como la quinta por la cola, según la 'Medición del número de viviendas turísticas en España y su capacidad' elaborada por el Instituto Nacional de Estadística.


En concreto y según este informe publicado este miércoles por el INE, las cinco provincias con menos viviendas turísticas son Palencia (152), Soria (295), Álava (300), Badajoz (330) y Zamora (344) aunque Palencia es una de las tres provincias en las que ha aumentado el número de viviendas turísticas en comparación con agosto de 2020, con un 4,8 por ciento más, seguida de Albacete (2,6 por ciento) y de Las Palmas (0,9 por ciento) --en el resto ha bajado y los mayores descensos se registran en Tarragona (-17,2 por ciento), Guipúzcoa (-15,8 por ciento) y Castellón (-14,8 por ciento)--.


En total y según esta estadística experimental del INE, el número de viviendas turísticas en España en febrero de 2021 anunciadas en plataformas digitales era de 294.698, con más de 1,4 millones de plazas y una media de 5,1 plazas por vivienda, lo que representa una bajada del 8,3 por ciento en comparación con agosto de 2020.


En el caso concreto de Castilla y León cuenta con 5.403 viviendas turísticas, el 1,8 por ciento del total nacional, y noveno mayor número en términos absolutos, con un descenso del 6,7 por ciento en comparación con agosto de 2020. Esas viviendas ofrecen 31.048 plazas, el 2,1 por ciento del total en este caso, con una media de 5,7 plazas por vivienda.


Por comunidades autónomas, las que registraban un mayor número de viviendas turísticas son Andalucía (61.574), Cataluña (54.646) y Comunidad Valenciana (49.757), que suman casi tres quintas partes del total de las plazas ofertadas. Por su parte, las comunidades con menor número de viviendas turísticas son Comunidad Foral de Navarra (993), La Rioja (1.061) y Extremadura (1.268).


No obstante, el número de estos establecimientos turísticos baja respecto a agosto de 2020 en todas las comunidades autónomas salvo en Canarias, donde aumenta un 0,2 por ciento. Las mayores reducciones se dan en Cataluña (-13,5 por ciento), País Vasco (-12,7 por ciento) y Cantabria (-11,5 por ciento).


Con estos datos, el porcentaje de vivienda turística sobre el total de viviendas en España es del 1,2 por ciento. Por comunidades, los mayores porcentajes se dan en Islas Baleares (4,7 por ciento), Canarias (3,6 por ciento) y Comunidad Valenciana (1,6 por ciento). Por el contrario, las que tienen menores porcentajes son Extremadura (0,2 por ciento) y Castilla-La Mancha, Castilla y León y Comunidad Foral de Navarra (todas con un 0,3 por ciento).


ALICANTE Y MÁLAGA, LAS PROVINCIAS CON MÁS VIVIENDAS TURÍSTICAS


Las provincias costeras, las islas y la provincia de Madrid son las zonas en las que se concentran más viviendas turísticas. En concreto, las cinco provincias con más viviendas turísticas son Alicante (33.391), Málaga (31.736), Islas Baleares (27.703), Barcelona (22.635) y Las Palmas (20.462).


En cuanto al porcentaje de vivienda turística sobre el total de viviendas, las cinco provincias con mayor porcentaje de vivienda turística son Islas Baleares (4,7 por ciento), Girona (3,9 por ciento), Las Palmas (3,8 por ciento), Málaga (3,5 por ciento) y Santa Cruz de Tenerife (3,4 por ciento). Por su parte, las provincias con menor porcentaje de vivienda turística respecto al total son Badajoz, Palencia y Jaén (las tres con un 0,1 por ciento).


LOS MUNICIPIOS DE MADRID Y BARCELONA CONCENTRAN EL 10,2% DEL TOTAL


Madrid y Barcelona son los municipios con mayor número de viviendas turísticas y concentran el 10,2% del total. En febrero de 2021 y en relación a agosto de 2020 el número de viviendas turísticas baja un 14,8% en Barcelona y un 10,0% en Madrid.


Este menor descenso relativo sitúa a Madrid como el municipio con más viviendas turísticas de España. Detrás de estos dos figuran capitales de provincia como Valencia, Málaga, Sevilla y Alicante, así como municipios turísticos como Marbella, Torrevieja, Mijas o San Bartolomé de Tirajana.


En 53 de los 61 municipios de más de 1.000 viviendas turísticas e número de viviendas turísticas se reduce respecto a agosto de 2020. Los mayores descensos se dan en L' Escala (-24,5%), Peñíscola (-22,1%) y Salou (-20,3%).


Por su parte, los ocho municipios en los que aumenta el número de viviendas turísticas son insulares. Los que presentan los mayores incrementos son Santanyí (6,8%), Yaiza (6,7%) y San Bartolomé de Tirajana (5,4%).


En 16 de los municipios con más de 1.000 viviendas turísticas, más del 10% de sus viviendas están dedicadas al turismo. El porcentaje más elevado se da en La Oliva (Fuerteventura), con un 23,7%. Por detrás se encuentran los municipios de Pollença (23,2%) y Begur (19,8%).


Asimismo, el 38,3% de las viviendas turísticas se encuentra en municipios de entre 10.001 y 50.000 habitantes y el 27,6% en los de más de 100.000 habitantes. Los municipios de menos de 1.001 habitantes concentran el 3,7% del total.


Los municipios que más ven reducido el número de viviendas turísticas frente a agosto de 2020 son los de más de 100.000 habitantes, con un 11,8% menos.


Las plazas por vivienda alcanzan su valor máximo (6,4) en los municipios de menos de 1.001 habitantes. Por su parte, el mayor porcentaje de vivienda turística (1,7%) se da en los municipios de 10.001 a 50.000 habitantes.


Por zona, el 76,5% de la vivienda turística se encuentra en municipios costeros, frente al 23,5% de los municipios de interior. El porcentaje de vivienda turística es del 2,2% en los primeros, frente al 0,5% en los segundos.


El número de viviendas turísticas baja en febrero un 8,7% respecto a agosto de 2020 en los municipios costeros y un 7,2% en los de interior.


Por grado de urbanización, las áreas densamente pobladas concentran un 36,4% de la vivienda turística, las áreas con una densidad de población media un 46,6%, y las áreas poco pobladas un 17,0%.


El porcentaje de vivienda turística alcanza su valor máximo (1,6%) en las áreas con una densidad de población media. Los municipios que más ven reducido el número de viviendas turísticas son los densamente poblados, con un 11,0% menos