Eva Ryjlen y un recuerdo biográfico a Javier Krahe protagonizan el fin de semana en La Cueva del Jazz

Eva Ryjlen y un recuerdo biográfico a Javier Krahe protagonizan el fin de semana en La Cueva del Jazz

|

La Cueva del Jazz continúa con el ciclo de conciertos matinales al aire libre que organizamos junto a Asociación Cultural Bayou y que realizamos en la terraza al aire libre de La Cueva del Jazz en Vivo (C/ Puerta Nueva 30 Bajo - Zamora). Ideal para pasar una mañana de fin de semana con música en vivo en una agradable terraza ajardinada.


Durante el mes de junio dentro de este ciclo tendran los siguientes conciertos:n


- Sábado 5 de junio. EVA RYJLEN. Hora del concierto: 13:00. Entrada anticipada: 10€. Entrada taquilla: 12€. 

– Domingo 13 de junio. RAZKIN. Hora del concierto: 13:00. Entrada anticipada: 10€. Entrada taquilla: 13€. 

– Domingo 20 de junio. LA MILKER BAND. Hora del concierto: 13:00. Precio de la entrada: 9€. Próximamente entradas a la venta.

En todos los conciertos contaran con tapeo elaborado por DeCazuela.  Este ciclo cuenta con todas las medidas anti-COVID-19, necesarias para que sea un evento seguro tanto para los asistentes, como para músicos y nuestros trabajadores. Los conciertos serán en formatos acústicos, con aforo sentado distribuido con mesas y con las restricciones en vigor en cada momento.


Además, esta semana contaran un evento adicional, con la presentación de una biografía de un genio como fue Javier Krahe. "Javier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimental". Entrada gratuita. Hora: 20:00. Colabora: AZAL. El evento forma parte de la programación de la XXXV Feria del Libro de Zamora.


Esta semana Eva Ryjlen visitará La Cueva el próximo sábado, dentro de la gira de su segundo álbum en solitario "Onírica": un disco honesto, natural, sereno, maduro, feminista, femenino, luminoso, esperanzador... Un disco diferente, muy de verdad. Hora del concierto: 13:00. Entrada anticipada: 10€. Entrada taquilla: 12€.


Solemos olvidar que lo salvaje no está reñido con lo elegante. Pero afortunadamente tenemos a Eva Ryjlen para recordárnoslo. Ya lo hacía cuando era la mitad femenina de ese milagro patrio que fue la existencia de Idealipsticks. Y cuando pensábamos que con la disolución de los alcarreños aquella magia se quedaría en un recuerdo ceniciento, la Ryjlen, despojada ya de la responsabilidad de rockear y de la tiranía del inglés para el público nacional, resurge como un fénix dorado y vuela todo lo alto de lo que siempre ha sido capaz, con un pop en ocasiones oscuro y dulce, elaborado y luminoso en otras, pero siempre poderoso y sugerente.


No nos equivoquemos, no estamos hablando de una mera cantante de melodías bonitas. Eva Ryjlen es una artista integral que en esta nueva etapa explora los límites de su enorme talento con toda la profundidad que le permite la libertad de no responder más que a sí misma. Sigue presente su olfato casi felino para combinar lo popular con lo elevado, el baile sensual con el escapismo psicodélico. Sus santos siguen ahí: Patti Smith, Lou Reed, The Doors... Y aunque el castellano puede acercarle ahora a una Rosenvinge. en Eva hay algo más. Un trasfondo personalmente rico y complejo, la voz propia de una compositora que trasciende sus influencias y alcanza con plenitud su madurez. Una autora de las que, en nuestro país, sólo hay una por generación. Demos gracias por tenerla entre nosotros.