El presidente de la Diputación de Valladolid reivindica la figura del Primer Príncipe de Viana, que defendió la unidad de España, un principio hoy "en duda"

El presidente de la Diputación de Valladolid reivindica la figura del Primer Príncipe de Viana, que defendió la unidad de España, un principio hoy "en duda"

|

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, y el alcalde de Peñafiel, Roberto Díez, han inaugurado en el Museo de Arte Sacro de Peñafiel la exposición Tesoros, dentro de los actos conmemorativos del nacimiento en la villa, hoy hace seis siglos, del primer Príncipe de Viana, Carlos de Navarra y Aragón.


Conrado Íscar ha señalado que este hecho “pone de relieve la importancia política que la localidad tenía en aquel momento histórico. Y revivir ese valor histórico debe ser el primer objetivo de esta celebración”.

Junto a ello, ha reconocido que es una oportunidad para conocer mejor la figura de un personaje histórica de gran relevancia en su época, uno de los precursores del Renacimiento en España, sin olvidar, por otro lado, que “el título de Príncipe de Viana, de Princesa de Viana en la actualidad, es uno de los títulos que ostentan desde hace siglos los herederos a la corona de España, junto a los principados de Asturias y de Girona”.


En este sentido, Conrado Íscar ha destacado que “el Centenario del nacimiento del primer Príncipe de Viana nos viene a recordar también como la historia de España es una historia de superación de rivalidades y disputas, siempre pensando en un futuro en común”, y ha lamentado que “hoy ese es un mensaje más actual que nunca. Frente a los que se empeñan en disgregar y dividir, la unidad del estado como símbolo de fortaleza y representada por la Corona de España como símbolo de un proyecto común en el que todos tenemos cabida”.


Asimismo, ha defendido el papel de la monarquía como “garante de la Constitución de 1978. Una corona de España que amparó y promovió nuestro actual estado constitucional como vía de concordia y convivencia entre todos los españoles. Un marco que hoy, unos pocos, parecen empeñados en romper a través del enfrentamiento y la crispación”.


ACTOS CONMEMORATIVOS


Los actos conmemorativos comenzaron el paspado lunes con el primer ciclo de conferencias que el ayuntamiento de la villa ha organizado para descubrir a un príncipe nacido en Peñafiel un 29 de mayo de 1421, y que finalizó ayer viernes. Un evento  que se cierra con la satisfacción de la buena acogida por parte de los asistentes que han llenado la  sala durante todas las intervenciones y con el prestigio de presentaciones a la altura de la efeméride que se celebra, tanto por su contenido como por la entidad de los ponentes.


Hoy, seiscientos años después de la llegada al mundo de Carlos de Navarra y Aragón, Peñafiel celebra una fecha tan señalada y lo hace inaugurando la exposición Tesoros, un recorrido por piezas de un valor excepcional y muy cercanas al Príncipe de Viana.


LOS TESOROS DE UN PRÍNCIPE


Tesoroses una reducida, pero muy significativa muestra del rico patrimonio del siglo XV. La exposición reúne elementos de un emblemático significado, que ilustran gran parte de las circunstancias en las que discurrió la existencia de D. Carlos: en el ámbito cotidiano, material, espiritual y cultural, así como detalles que hablan e la pervivencia de su figura a lo largo del tiempo.


En el plano cotidiano se muestra una lujosa tela hispano árabe de origen nazarí que refleja la riqueza de la corte de los Duques de Peñafiel. Una pieza local, que se exhibe por primera vez y varias monedas de época.

La dimensión humanista del Príncipe de Viana queda plasmada en sendos libros exquisitos: La Philosophia Moral, de Aristóteles, traducida al castellano por el príncipe, y su obra Crónica de los Reyes de Navarra.

Dos esculturas de gran valor artístico, la imagen de Blanca I de Navarra, llegada de Olite, que representa a la madre de Carlos, y la talla de San Juan del Ramo de Viana, que el propio príncipe mandó realizar, nos recuerdan la importancia que tuvo su madre en su educación y su profunda religiosidad.


Y como colofón a tan singular representación, un magnifico cuadro de Muñoz Lucena, cedido por el Museo de Bellas Artes de Córdoba, La Prisión del Príncipe, que representa la primera de las muchas prisiones, que sufrió Carlos, obra del siglo XIX, que se acompaña de otras pinturas del XX y el XXI que testimonian su fijación en la memoria.


El Ayuntamiento de Peñafiel agradece la implicación de la Diócesis de Pamplona- Tudela, de la Colegiata de Roncesvalles, de la Biblioteca de la Universidad de Navarra y del Museo de Navarra, que, junto al citado museo cordobés, han prestado piezas que conforman la muestra.


Tesoros se podrá visitar del 29 de mayo al 29 de agosto y su visita será gratuita.