Valladolid se suma a Burgos y Palencia con los dos indicadores de incidencia acumulada en riesgo alto

Valladolid se suma a Burgos y Palencia con los dos indicadores de incidencia acumulada en riesgo alto

|

La provincia de Valladolid ha pasado este viernes a tener los dos indicadores de incidencia acumulada en nivel de riesgo 'alto', de acuerdo con el semáforo COVID, al superar los 150 casos por 100.000 en incidencia a 14 días y situarse en casi 160 --la tasa a 7 días, 88, ya había entrado en esa situación hace varias jornadas--. De este modo, se une a Palencia y Burgos, que ya se encontraban en esa situación en ambos casos.

Así se puede observar este viernes en el portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León, consultado por Europa Press, y en el que se sitúa la incidencia acumulada en el conjunto de la comunidad en 131 casos por 100.000 a 14 días y en 64 en la tasa a 7 días.


Las provincias de Palencia y Valladolid mantienen una tendencia de crecimiento de la incidencia del COVID-19 en las últimas dos semanas y han visto como los indicadores del denominado 'semáforo' han entrado en situación de riesgo alto.


En el caso de Palencia, la incidencia a 7 días lleva cinco jornadas en esa situación, mientras la tasa a 14 días superó los 150 casos por 100.000 este jueves. En Valladolid, el primero de los registros pasó de 75 el sábado y el indicador a 14 días ha superado los 150 este viernes, algo que no sucedía desde primeros de mayo, y se ha situado en 160 casos por 100.000.


De esta manera, las dos provincias se unen a Burgos, donde ambos indicadores se encuentran al menos en nivel alto de incidencia acumulada desde hace meses, si bien la tendencia es la contraria. La provincia burgalesa ha presentado las tasas más altas tanto a 7 como a 14 días desde el mes de abril, pero ahora sus cifras descienden y si continúa la actual evolución podría salir del nivel alto de riesgo en próximas fechas.

No obstante, Burgos sigue presentando la tasa de incidencia acumulada a 14 más alta entre las nueve provincias, unas décimas por debajo de los 190 casos por cada 100.000 habitantes, por delante de Valladolid, con 160; y de Palencia, con 155.


Les siguen en riesgo 'medio' --entre 50 y 150 casos por 100.000-- Segovia, que deja su tasa en 137 casos; León, con 119; Ávila, con 117; Soria, con 85; Zamora, con 76; y Salamanca, con 73.


En el registro a 7 días, la provincia de Palencia ya ha superado a Burgos y se sitúan, respectivamente, en 93 y 89 casos por cada 100.000 habitantes; les sigue Valladolid con 88.


En riesgo 'medio', es decir con tasas entre 25 y 75, se encuentran Segovia, con 60 casos por 100.000; Ávila, con 55; León, con 49; Soria, con 40; Zamora, con 35 y Salamanca, con 30.


Ocupación de las unidades de críticos 


En cuanto a los indicadores de ocupación hospitalaria, el porcentaje de casos de COVID-19 en la UCI se encuentra en nivel de riesgo alto y se mantiene en el 22,8 por ciento, con cinco provincias por debajo del 25 por ciento.


Salamanca se encuentra en nivel de riesgo 'bajo', con una ocupación del 8 por ciento; mientras que en 'alto' figuran Zamora, con un 15,8 por ciento; Burgos, con un 16,8 por ciento; Segovia, con un 19,3 por ciento; y Valladolid, con un 20,5 por ciento.


Por encima del 25 por ciento y, por lo tanto, en nivel de riesgo 'muy alto' están León, con el 31,6 por ciento; Soria, con el 35,7 por ciento; Ávila, con el 44,4 por ciento; y Palencia, con un 50 por ciento de las camas en unidades de críticos ocupadas por pacientes de COVID-19.