Las obras en una tienda de ropa de Zamora descubren un gran tesoro arqueológico desaparecido de la ciudad

Las obras en una tienda de ropa de Zamora descubren un gran tesoro arqueológico desaparecido de la ciudad

|

Hace dos semanas la tienda de ropa Stradivarius abría sus puertas en su nuevo emplazamiento en la capital zamorana. De la plaza Sagasta, la marca de Inditex se trasladaba a la calle Santa Clara, 10; donde anteriormente se ubicaba otra de las franquicias del gigante gallego, Massimo Dutti. Hasta ahí, el cambio de ubicación podría ser más o menos anodino, pero nada más lejos. Mayúscula ha sido la sorpresa de la gerencia de Stradivarus a causa de un importante hallazgo arqueológico durante la reforma de la tienda.


Y es que, durante las obras de reforma de la antigua Massimo Dutti, los obreros se han topado con una impresionante columna de estilo renacentista, perteneciente al desaparecido monasterio de San Jerónimo, que data del siglo XVI. Este edificio era uno de los monumentos más grandiosos con los que contaba la ciudad, pero del que apenas se conserva nada. De hecho, hasta ahora, los últimos resquicios de ese impresionante monasterio se encontraban en el parque del Castillo de Zamora, donde también se ubican otras columnas, iguales a las aparecidas en Stradivarius y el famoso arco del monasterio. Además se conservan varias pinturas, que se exponen en el Museo de Zamora, el venerado Cristo de las Injurias y una Virgen con el Niño y San Juan (obra de Bartolomé Ordóñez), también procedentes del monasterio y que se guardan en la Catedral de Zamora.


Desde la gerencia no saben especificar cómo acabó una de esas columnas en la céntrica calle comercial de la capital, tan lejos de su ubicación original. Pues cabe recordar que el monasterio de San Jerónimo se ubicó entre San Frontis y El Sepulcro, en el año 1534, cuando la Orden Jerónima decidió trasladar el monasterio de Nuestra Señora de Montamarta a Zamora capital por problemas de insalubridad. Si bien la propia historia de nuestro país podría explicar este traslado. Y es que la Desamortización sufrida en España y también en Zamora desde 1798, cuando la iglesia vivió una expropiación forzosa y una subasta pública de su patrimonio, pudo ser el motivo más certero de este 'viaje' de la columna hasta el local comercial de Santa Clara. De hecho, el pasado febrero de 2020, el Ayuntamiento de Zamora hacía público un catálogo de más de 100 piezas arqueológicas, que se habían acumulado en las naves de Adif de las afueras de la capital, y donde se incluían varias piezas de este monasterio, como una pila industrial, de la que se estudia que pudo utilizarse para trabajos industriales en el lugar.