Valladolid, en busca de la “nueva normalidad”

Valladolid, en busca de la “nueva normalidad”

La provincia está ya, atendiendo al semáforo de la Junta, en riesgo medio si nos fijamos en la incidencia acumulada aunque la ocupación en las UCI sigue en riesgo extremo
|

La provincia de Valladolid quiere seguir dando pasos en busca de la tan ansiada “nueva normalidad” y busca mejorar sus indicadores epidemiológicos y hospitalarios para cambiar de nivel, aún está en el 4, como el resto de las provincias de la Comunidad.


“Hoy (por el martes) tenemos el mismo número de altas hospitalarias (33) que de contagios. La presión en los hospitales empieza a remitir pero los sanitarios necesitan un descanso. De nosotros depende seguir bajando los contagios. Si les cuidamos, nos cuidan”, aseguraba el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid, Augusto Cobos, a través de sus redes.





Este martes, la provincia sumó un fallecido por COVID-19 para llegar a los 1.162 totales y 33 contagios (29 en las últimas 24 horas), aunque se producía un preocupante aumento de los brotes, con 10 más, para llegar a los 48 con 235 casos asociados.


Atendiendo al semáforo y a los indicadores de riesgo y a la incidencia acumulada, la provincia vallisoletana está en riesgo medio, según los datos de la Junta de Castilla y León, al registrar 115,24 casos a los 14 días por cada 100.000 habitantes y 50,32 casos a la semana.


Un dato muy importante es la incidencia acumulada en mayores de 65 años, que lleva estancada desde hace días por el efecto de la vacunación. En la actualidad se ubica en los 85,66 casos para este segmento de la población a los 14 días y en los 44,48 a la semana.


La positividad en la provincia está en el 5%, también en riesgo medio, mientras que lo que se reduce con mayor lentitud son los parámetros hospitalarios. La ocupación de camas de hospitalización por casos COVID-19 está en 5,02%, también en riesgo medio, pero la ocupación en las UCI, aunque se reduce, sigue en el 26,13%, en riesgo muy alto.


Toca ser responsables para, como indicaba Augusto Cobos, reducir ese porcentaje en las UCI de los hospitales vallisoletanos para ir bajando de nivel de riesgo y llegar a esa tan ansiada “nueva normalidad” en la provincia vallisoletana.