Dos monumentos más de Castilla y León corren el riesgo de desaparecer
Casa del Cordón, en Valdecañas de Cerrato (Palencia)

Dos monumentos más de Castilla y León corren el riesgo de desaparecer

|

Pocas regiones en el mundo tendrán tanto patrimonio cultural como Castilla y León. Pero, en ocasiones, ese ingente legado no está todo lo cuidado que debiera. Hispania Nostra acaba de incluir en su Lista Roja del Patrimonio, que recoge cerca de 800 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato, dos monumentos castellanoleoneses más, mientras que otro ha pasado a la Lista Verde del Patrimonio tras su reciente restauración.


Los dos monumentos que han engrosado la Lista Roja son la Casa del Cordón, en Valdecañas de Cerrato (Palencia), y los Cuarteles Conde Ansúrez y General Monasterio, en Valladolid. El enclave que abandona el listado, tras su reciente restauración, es el monasterio de San Juan de Montealegre, en Villagatón (León).


Los Cuarteles Conde Ansúrez y General Monasterio, en Valladolid, se encuentran en un estado de abandono total. Se trata de un bien histórico de la ciudad de Valladolid y corre peligro de ser destruido para edificar pisos. En el año 2003, dos empresas compraron el suelo para construir 900 viviendas. Sin embargo, el proyecto fue recurrido por los vecinos del barrio ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León siendo, finalmente, el proyecto rechazado. Desde ese momento no se había presentado ningún nuevo proyecto hasta el año 2020, que se ha dado luz verde a la propuesta de construir edificios en la zona, con la consecuente demolición de lo que queda de los edificios.


Los antiguos cuarteles se ubican en el Paseo de Farnesio de Valladolid. Es un conjunto de edificios de estilo militar construidos en ladrillo de planta baja y primera planta que ocupan, a su vez, gran parte del Paseo de Arco de Ladrillo, una de las entradas al centro histórico de la ciudad. Su interior fue utilizado como residencia de militares, caballerizas y patio de armas.


En la actualidad, estos siete inmuebles carecen de tejas y vigas, permitiendo así el acceso no sólo de las dañinas palomas, sino también del agua de lluvia que va minando su cada vez menos sólida estructura.

En 1902 el rey Alfonso XIII inauguró el cuartel Conde Ansúrez, sede del Regimiento Farnesio de Caballería. Años después, el autor de la obra, Sixto Soto, planteó la contrucción junto a este de un cuartel de Artillería que se denominase Isabel la Católica. No obstante, finalmente, se edificó en 1953 bajo el nombre de General Monasterio, militar mallorquín que participó en el Alzamiento Nacional.


En el año 2000, por un lado, cerró sus puertas el cuartel de Caballería, poniendo fin a casi un siglo de historia del regimiento y, por otro lado, el cuartel de Artillería, General Monasterio, fue trasladado a la base militar de “El Empecinado”, vecina a la capital castellana.