La "grave discriminación" de la Junta entre Zamora y Valladolid por una carretera que discurre por ambas provincias
A la izquierda el acceso a las tierras en Valladolid y a la derecha el mismo acceso en la provincia de Zamora

La "grave discriminación" de la Junta entre Zamora y Valladolid por una carretera que discurre por ambas provincias

El Ayuntamiento de Villar de Fallaves denuncia el "agravio comparativo" entre los arreglos en una calzada compartida con tres pueblos de Zamora y tres de Valladolid
|

El Ayuntamiento de Villar de Fallaves ha hecho público un comunicado para mostrar su rechazo a la forma en la Junta de Castilla y León ha acometido el arreglo de la carretera ZA-504 / VA-504. El alcalde de la localidad, José Manuel Pérez Esteban, considera que en los trabajos realizados en dicha vía que transcurre por tres pueblos zamoranos (Villamayor de Campos, Villar de Fallaves y Castroverde de Campos) y tres pueblos vallisoletanos (Bolaños de Campos, Villavicencio de los Caballeros y Becilla de Valderaduey) se ha cometido "un agravio comparativo" y una "grave discriminación autonómica" con la propia localidad. 


Todo a cuenta de los accesos construidos desde la propia calzada a las tierras de labranza y que sortean las propias cunetas de la carretera. El alcalde de Villar de Fallaves explica que estos accesos son de mayor tamaño en el tramo que discurre por la provincia de Valladolid que en territorio zamorano, pese a tratarse de la misma actuación y en exactamente la misma carretera. En dicho comunicado, el regidor terrampino detalla que, en la zona vallisoletana, el acceso más pequeño tiene siete metros de ancho con orejeras de un metro en cada extremo y pendientes "bien ejecutadas". Pero en la provincia de Zamora, la entrada más grande tiene un ancho solo de cuatro metros, en algunos de ellos sin orejeras, donde las tienen, apenas llegan a los 50 centímetros de ancho. Pero además, dichas entradas a las tierras cuentan cada una con cuatro tubos de hormigón, mientras que en la zona de Valladolid estas son de material fibro-plástico y de una pieza enteriza.


Con varios ejemplos gráficos, José Manuel Pérez demuestra como estos accesos tienen "el tamaño justo para un tractor" y asegura que sería "casi imposible" el paso con una cosechadora. Por ello, el alcalde se pregunta qué podría ocurrir "si clavas una rueda en la cuenta", ya que "cambiar una rueda de maquinaria agrícola cuesta 1.000 euros". Unas palabras con las que muestra su descontento y preocupación por sus vecinos agricultores de la zona. 


Y para acaba de sentirse decepcionados con la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Villar de Fallaves también denuncia que el tramo de carretera que pasa por el pueblo no está considerado por Fomento como travesía, por lo que las obras se limitaron a la calzada y no a las aceras. Esto provocó que el Ayuntamiento tuviera que desembolsar 8.000 euros de fondos municipales propios para hormigonarlas.


Tras denunciar esta situación, desde el Ayuntamiento de Villar de Fallaves solo piden "ser iguales ante la ley". "Nos sentimos heridos en lo más profundo, maltratados y vilipendiados por parte de la Junta de Castilla y León”, detallan en el comunicado. Y es que tras más de cuatro lustros esperando "pacientemente" el arreglo de dicha carretera, "sin rechistar ni piar", la "alegría" que los vecinos vivieron cuando comenzaron las obras de la carretera en 2020, se ha convertido en decepción e indignación durante su ejecución.