Dos pueblos de Castilla y León podrían conseguir un año de Internet de alta velocidad gratis

Dos pueblos de Castilla y León podrían conseguir un año de Internet de alta velocidad gratis

Un total de 24 pueblos de Castilla y León optan al premio de conexión a Internet de banda ancha ultrarrápida por Satélite de 100Mbps gratuita en espacios públicos
|

Eurona, la multinacional española de telecomunicaciones que ha propuesto acabar con la brecha digital en las zonas rurales con Internet por satélite, ha iniciado la cuenta atrás para reactivar con una conexión de alta velocidad la economía de dos de los municipios de la asociación Los pueblos más bonitos de España que participan en el concurso ‘Internet Patrimonio de Todos’.


Peñalba de Santiago, Castrillo de los Polvazares y Molinaseca en León; Puebla de Sanabria en Zamora; La Alberca, Mogarraz, Candelario, Ciudad Rodrigo, Miranda del Castañar y Ledesma en Salamanca; Bonilla de la Sierra en Ávila; Urueña en Valladolid; Madreruelo, Sepúlveda, Pedraza y Ayllón en Segovia; Medinaceli, Yanguas, Monteagudo de las Vicarías y Vinuesa en Soria; Frías, Caleruega, Covarrubias y Lerma en Burgos son los municipios castellano y leoneses que pueden participar en esta iniciativa que tiene el objetivo de potenciar el encanto de su patrimonio, sus parajes, sus tradiciones, cultura e historia a través de una una conexión a Internet de calidad. 


El premio es una conexión a Internet de banda ancha ultrarrápida por Satélite de 100Mbps gratuita en espacios públicos para dos de estos pueblos durante un año.


De acuerdo a la experiencia de Eurona en la conexión por satélite de cientos de negocios en pequeños municipios de la España Vaciada, la llegada de Internet de alta velocidad contribuye a acelerar tres de los motores del turismo rural: los alojamientos, la gastronomía y los negocios relacionados con el turismo activo, teniendo en cuenta que los turistas ya no solo utilizan la conexión para encontrar alojamiento, sino también para disfrutar de todo tipo de actividades que suponen también un revulsivo para las economías locales.


De esta forma, considerando que un 72% de los turistas rurales ya prefiere reservar online, de acuerdo a los datos del Observatorio de Turismo rural, Internet contribuirá a la digitalización de los alojamientos rurales en los dos pueblos seleccionados, promoviendo su visibilidad en la red y facilitando la gestión de reservas, además de atraer nuevas inversiones y turistas.


Igualmente, un 67% del gasto de los turistas rurales se dedica al disfrute de otros servicios de empresas del territorio, con un peso importante de la gastronomía donde la localización de los restaurantes y su elección cada vez más se mueve por las recomendaciones online.


En este sentido, la visibilidad en la red de las empresas vinculadas al ocio activo (rutas guiadas, rutas a caballo, puenting, escalada, rafting, trecking…) -que representan un 17,5% de las actividades de los turistas en los entornos rurales- es fundamental pues en muchos casos la reserva del alojamiento se hace en paralelo a la de la actividad.


Sobre el concurso

Los municipios que integran la Asociación Los pueblos más bonitos de España deberán remitir antes del próximo 3 de mayo un vídeo de no más de un minuto de duración donde vecinos de todas las generaciones cuenten en primera persona cómo Internet de alta velocidad puede cambiarles la vida, abriendo nuevas oportunidades económicas o contribuyendo a dar mayor visibilidad a su emblemático entorno. En definitiva, cómo Internet puede hacer de su pueblo bonito un lugar requetebonito.


Precisamente, la propuesta de Eurona de conectar la España rural para impulsar su progreso económico y social se sitúa en línea con la Agenda Digital 2025 y con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que prioriza la transformación digital del país con una partida de 20.000 millones de inversión pública. En este sentido el Gobierno considera que la digitalización, la cohesión social y territorial son algunos de los ejes sobre sobre los que debe girar la política económica, siendo además el plan para la conectividad y las infraestructuras digitales de la sociedad y la economía un objetivo en sí mismo al que ha dotado de un presupuesto de 2.000 millones de euros.