La presencia de restos arqueológicos en Labradores podría complicar las obras de los nuevos túneles

La presencia de restos arqueológicos en Labradores podría complicar las obras de los nuevos túneles

|

El concejal de Planeamiento Urbanístico del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha señalado que espera que la presencia de restos arqueológicos de la que se tiene constancia en la zona en la que se ejecutarán las obras de los nuevos túneles entre las calles Labradores y Panaderos y el barrio de Las Delicias no supongan retrasos.


Así lo ha señalado el edil de Valladolid Toma la Palabra en declaraciones a los medios de comunicación, en las que ha recordado que este tipo de obras son "muy complicadas" si bien considera que el plazo de 20 meses para la ejecución le parece lo suficientemente largo.


En el caso de los nuevos túneles de Labradores y Panaderos, cuyo contrato de obras se ha adjudicado recientemente, la intención según Saravia es que en un plazo de un mes se firme y se pueda poner en marcha los trabajos.


A partir de ahí, ha matizado, hay elementos a los que habrá que prestar atención, como el ámbito arqueológico que, en su opinión, "es una sorpresa siempre". Saravia ha recordado que se sabe que en la zona hay unos yacimientos que habrá que estudiar "en el momento oportuno" y comprobar qué afección puede tener al igual que si pueden implicar "un poco más de tiempo" en la ejecución, algo que espera que no suceda.


En cualquier caso, Saravia ha recalcado la dificultad que conlleva coordinar una obra de este tipo por las afecciones al entorno, a la movilidad y el mantenimiento del tráfico ferroviario, que no se interrumpirá salvo en momentos muy puntuales.


En este sentido, ha puesto el ejemplo de que es necesario contratar los denominados "pilotos ferroviarios", que son personas que se encargan "exclusivamente" de controlar "los trenes que pasan y cuando dejan de pasar para poder trabajar por debajo".