El Ayuntamiento de Valladolid presentará este lunes el informe anual de calidad del aire del año 2020

El Ayuntamiento de Valladolid presentará este lunes el informe anual de calidad del aire del año 2020

|

El Consejo de la Agenda Local 21, que se celebrará este lunes, 26 de abril, será el marco en el que el Ayuntamiento presentará el informe anual de la calidad del aire del año 2020, en el que se exponen los resultados registrados para todos los contaminantes regulados que se miden de forma automática y continua durante todo el año y que la ciudadanía puede consultar a través de la página web del Ayuntamiento de Valladolid y de la aplicación gratuita para móviles Vallaire en tiempo real, como ha explicado María Sánchez, concejal de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.


La evaluación de la calidad del aire se realiza en función de los resultados obtenidos y los valores límite establecidos en la UE. "Este año 2020 ha sido especial en muchos aspectos y también para la calidad del aire. No cabe duda de que la situación de emergencia sanitaria ha marcado toda la actividad de la ciudad, tanto social como económica, lo que, unido a las restricciones de movilidad durante los meses de marzo a junio, ha desembocado en una reducción de los niveles de contaminación hasta ahora nunca registrada", ha apuntado Sánchez.


No obstante, la concejal también ha destacado que este 2020 ha sido el más caluroso desde que se tienen registros: "Los efectos del cambio climático cada vez son más importantes y la influencia meteorológica se muestra como un punto a tener en cuenta, cuando se analizan datos de calidad del aire".


Durante los 365 días al año se han capturado 325.008 valores horarios y 732 datos diarios. Estos datos se han registrado manteniendo la exigente acreditación bajo el esquema ISO17025, lo que asegura un alto grado de exactitud en los resultados y certifica los procesos de medida y validación de datos, siendo la Red del Ayuntamiento de Valladolid la única en toda España en disponer de esta acreditación y este alcance.


María Sánchez ha recordado que "se ha notado la especial situación acontecida durante el año 2020 y asociada a los periodos de confinamiento y reducción drástica de la movilidad, que ha causado un descenso en los registros de los contaminantes, especialmente en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante asociado principalmente a los vehículos de motor".


A su vez, las partículas y el ozono también han registrado descenso, si bien no ha sido tan acusado, ya que estos contaminantes no están tan directamente relacionados con el tráfico como pudiera ser el NO2. Así, en el caso de las partículas, tienen otra serie de contribuciones como los aportes de fuentes naturales (intrusiones saharianas), como aportes de fuentes antropogénicas (aerosoles del norte de Europa, aerosoles marinos).


En el caso del ozono existe una componente natural de generación del mismo, independiente de la existencia de precursores. Para el resto de contaminantes, el monóxido de carbono (CO), el benceno (C6H6) y el benzo(a)pireno se han detectado valores muy bajos incluso por debajo del umbral inferior de evaluación.


En conclusión, en 2020 se ha registrado un descenso del valor medio anual de NO2 en todas las cabinas, un descenso que también se ha registrado en los valores medios de O3.


Además, se ha continuado durante el año 2020 activando el Plan de Acción en Situación de Alerta por contaminación en la ciudad de Valladolid en todas las ocasiones en las que se han superado los límites que este Plan contempla, con medidas informativas, ya que los datos "no han sido tan elevados como años anteriores", ha concluido María Sánchez.